Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro García alega que los regalos de El Bigotes eran normales

El ex director de RTVV afirma que su relación con Álvaro Pérez es "estrictamente personal"

La trama sabía con antelación que ganaría el concurso del Papa, según un testigo

Empleados de Canal 9 reciben a gritos al exdirector Pedro García, ante la Audiencia Nacional.
Empleados de Canal 9 reciben a gritos al exdirector Pedro García, ante la Audiencia Nacional.

El ex director general de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), Pedro García Gimeno, aseguró este martes que conoce a Álvaro Pérez, El Bigotes, desde los años noventa y que su relación es “estrictamente personal”. García, acusado de amañar a favor de la trama Gürtel el contrato de sonorización de la visita del Papa a Valencia en julio de 2006, declaró a su salida de la Audiencia Nacional, que los regalos que recibió de El Bigotes fueron “los normales de una relación de amistad de muchos años”.

El ex director general de Canal 9 declaró ante la Audiencia cerca de tres horas ante el juez Pablo Ruz. García rechazó que los regalos sirvieran para manipular la adjudicación de la sonorización de la visita del Papa. Y negó que fuera el responsable de esa adjudicación, ya que se limitó a aprobar la propuesta de la mesa de negociación. Pero el juez le imputa por blanqueo de dinero y delito fiscal.

La ganadora del contrato fue la constructora Teconsa, relacionada con la trama corrupta y sin experiencia en temas de sonido. La Fiscalía Anticorrupción considera que esa adjudicación se produjo “al menos parcialmente” gracias a los regalos en forma de trajes, vehículos y entregas de dinero en metálico que García Gimeno, entonces director del ente público autonómico, habría recibido del entorno de Francisco Correa.

Los máximos responsables de la trama Gürtel —el mayor caso de corrupción que afecta al PP— conocían, al menos con tres meses de antelación, que el concurso millonario de la instalación del sonido de la visita del Papa a Valencia en 2006 sería para ellos. Así lo aseguró este martes el ingeniero de sonido Miguel Torroja, encargado del montaje, en calidad de testigo ante el juez Ruz.

Ese concurso, convocado por RTVV y dotado con 7,4 millones de euros, fue adjudicado a la constructora Teconsa, que solo gastó 3,2 millones en los trabajos. Como no tenía ninguna experiencia en la organización de eventos ni en montajes de imagen y sonido, subcontrató el montaje con otras empresas. Torroja declaró ayer que, en realidad, Teconsa no era más que una tapadera de Special Events, una de las principales empresas de la red corrupta dirigida por Francisco Correa.

El técnico llegó a esa conclusión porque en febrero de 2006 —tres meses antes de la adjudicación del concurso, que fue en mayo— Pablo Crespo, el lugarteniente de Correa, se puso en contacto con él para que fuera preparando los equipos necesarios para la sonorización del evento. Torroja contó al juez cómo, tras la adjudicación a la constructora, no fue esta la que se puso al mando.

Era Crespo —y en algunas ocasiones también El Bigotes, el delegado de la trama en Valencia— el que le daba las instrucciones. Fue con Crespo con el que el ingeniero de sonido negoció su retribución por el evento una vez que se falló el concurso. A García Gimeno lo esperaban ante la Audiencia una treintena de trabajadores de Canal 9 que le gritó: “Farlopero”, “ladrón” y “Gimeno, trilero, devuélvenos el dinero”.

En paralelo, en Valencia, el paro convocado por el comité de empresa de RTVV contra el expediente de regulación de empleo (ERE) de dos horas por la mañana y dos por la tarde fue secundado por el 70% de la plantilla. La empresa lo rebajó al 13% de los 217 empleados. En un comunicado, el comité señaló que Canal 9 se vio “obligada a modificar su programación por la huelga”. Los programas La Tertúlia, de la mañana, y el vespertino En connexió, que se emiten en directo, fueron sustituidos por reportajes grabados. Los trabajadores condenaron el “expolio” del canal y la situación de “angustia laboral”.