Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rebotica de Las Ventas

Wert, Aguirre, Botella, Sánchez Dragó y Vargas Llosa apadrinan un nuevo espacio en defensa del mundo del toreo

Inauguración del "Espacio Arte y Cultura". Ampliar foto
Inauguración del "Espacio Arte y Cultura".

La corrida de ayer en Las Ventas no fue en las Ventas. Fue en la caseta, carpa, pabellón o, como lo han llamado finalmente, Espacio Arte y Cultura, que TauroDelta (la empresa que gestiona la plaza) ha montado al lado de la catedral del toreo. El símil taurino del acto de presentación de este nuevo lugar de encuentro para aficionados al toreo es del propio ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, que ayer ejerció de “quinto toro” en una jornada convertida en alegato de la Fiesta Nacional, cuando están a punto de celebrarse las fiestas de San Isidro. “Estamos hablando de un juego artístico, la fiesta de los toros es el homenaje cultural al toro de lidia, una especie que se conserva gracias a ella”, dijo.

Le precedieron la de la presidenta Esperanza Aguirre (“Cultura y tauromaquia han estado siempre íntimamente unidas y por eso la Comunidad de Madrid apoya esta iniciativa decididamente, por algo fuimos la primera comunidad que declaro la Fiesta Bien de Interés Cultural el año pasado”); la alcaldesa Ana Botella (“Es una de nuestras señas de identidad en el mundo que ha tenido su representación artística con figuras del más alto nivel: Picasso, Goya, Lorca…”), y Fernando Sánchez Dragó, en el papel de director cultural de esta “aventura” que persigue la puesta en valor del toreo hasta sus máximos reconocimientos. “Que el Gobierno español lo declare Bien de Interés Cultural de la nación y que la Unesco lo reconozca como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad”, reclamó el escritor enarbolando La civilización del espectáculo, el último libro del Premio Nobel Mario Vargas Llosa, también presente en el acto. Y remató: “Manda huevos que Francia lo haya hecho y España no”. El cartel, mascarón de proa de esta faena cuyo sexto toro fue una conversación entre Vargas Llosa y Sánchez Dragó, ha sido elaborado por el artista Eduardo Arroyo.

El espacio, 800 metros cuadrados pegados a la plaza, pretende ser la punta de lanza de la revitalización de la Fiesta. Un sitio en el que “ver exposiciones, asistir a una conversación entre Sánchez Dragó y el cantante Andrés Calamaro o el filósofo Fernando Savater, escuchar a Cayetano Rivera hablando con un grupo de gente joven, tomarse un pincho de José Luis en la zona de restauración escuchando a un saxofonista o a un violinista, aprender a pegar una verónica en la escuela de aficionados o estar en la zona wifi entrando en las nuevas tecnologías”, explicaba el director del espacio, Alejandro Vázquez, nieto del torero Domingo Dominguín. “El objetivo es que la gente disfrute y pueda interactuar aparte de lo que pasa en la plaza. Hemos querido crear un antes y un después para que la gente participe y se renueve, además de 180 puestos de trabajo”, añadió.

La carpa permanecerá abierta al público del 7 de mayo al 9 de junio, en esta primera edición dedicada a Ernest Hemingway por el 50 aniversario de su muerte. Durante los 33 días se programarán debates y coloquios (“para quienes en son de paz quieran participar”), conferencias, presentaciones, exposiciones y espectáculos ligados a la identidad cultural de la tauromaquia.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram