Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Basagoiti endurece el debate de la atención a los inmigrantes

El PSE considera que el discurso de su socio “suena mucho” al de Le Pen

Los recortes puestos en marcha por el Ejecutivo de Mariano Rajoy van a evaluar la solidez que le quede al pacto entre socialistas y populares hasta las próximas elecciones autonómicas. Cuando entre los dirigentes del PSE se multiplican las voces que apuntan que el acuerdo no da más de sí, y aunque tanto en el Gobierno como en la dirección del PP vasco se sigue apostando por mantenerlo, el propio Antonio Basagoiti abrió ayer otro flanco para la polémica.

El líder del PP vasco colgó por la mañana en su blog un texto en el que defendía la restricción de la tarjeta sanitaria a los inmigrantes que se hallan en España en situación irregular, pero iba un paso más allá del lógico alineamiento con una medida del Gobierno de su jefe de filas nacional. Basagoiti se situó en defensa de “la inmensa mayoría de inmigrantes han venido a trabajar y a adaptarse como uno más” a Euskadi. Sin embargo su defensa de la “valentía” de Rajoy y, en particular, el título que puso a su comentario —“Por una sanidad para todos, pero primero para los de casa”—, le granjearon una serie de críticas a lo largo de la jornada.

Y quien abrió el camino del ataque fue precisamente un socialista, el portavoz parlamentario, José Antonio Pastor, quien aprovechó su rueda de prensa en Bilbao, para pedirle a su todavía socio que se piense “un poco las cosas que dice”, ya que sus palabras “suenan mucho a los discursos xenófobos” de la ultraderecha lepenista en Francia. “Y ya conocemos cuál ha sido el resultado que ese mensaje ha tenido en la derecha francesa”, abundó Pastor, en alusión al deslizamiento hacia la extrema derecha del discurso del presidente francés y candidato a la reelección Nicolás Sarkozy.

Organizaciones que trabajan con inmigrantes como SOS Racismo o la Comisión de Ayuda al Refugiado en Euskadi, que tildó de “perversión ética” el mensaje, arremetieron contra Basagoiti.

Más allá de la propuesta sanitaria concreta, que afectaría a unos 17.000 extranjeros en Euskadi, según los datos del propio Basagoiti, el líder del PP cree preciso definir “entre todos” un debate sobre la inmigración ilegal, que “sigue siendo un tema tabú”. Y adelanta que preguntará personalmente al lehendakari en un próximo pleno del Parlamento para conocer si aplicará o no dicha medida en Euskadi.

El PP sabe que este debate, como el del fraude en la concesión de ayudas sociales, tiene evidente eco no solo en su base social y electoral, sino incluso en las de otros partidos, incluyendo los socialistas. Fueron los populares, que hicieron de ello uno de sus argumentos de campaña en las últimas elecciones municipales, los que presionaron a su socio para que endureciese los requisitos de acceso a las ayudas sociales.

Los servicios sociales “no pueden ser para todo el mundo y, en principio, hay que priorizar la atención de los ciudadanos que pagan, en este caso, los nacionales”, defendía el portavoz parlamentario popular, Antón Damborenea, para replicar a la “demagogia barata” de Pastor. Y ese discurso cala en la sociedad en momentos de crisis profunda, aunque pueda chirriar en ocasiones en un partido que trata de potenciar su imagen más centrista.

A su congreso de los próximos días 12 y 13 el PP vasco lleva una ponencia social en la que defiende “una inmigración legal y ordenada”, frente a “discursos demagógicos, revestidos de un falso progresismo alejado de la realidad”. El “buenismo hueco” que Basagoiti citaba en su blog.