Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vigo se descuelga de la financiación del hospital que firmó Corina Porro

Abel Caballero considera roto el convenio por la “privatización” del proyecto

El acuerdo de 2006 obliga a aportar cinco millones al Ayuntamiento

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, pasó ayer de las palabras a los hechos, al convertir sus críticas al convenio con la Xunta para la financiación de servicios básicos del futuro hospital en una moción que insta al gobierno municipal a denunciar el acuerdo. Socialistas y nacionalistas unieron sus votos en el pleno y decidieron desmarcarse del pacto sellado en 2006 por la anterior alcaldesa, Corina Porro, por resultar “gravemente lesivo” para la ciudad. El regidor calcula su impacto económico en más de cinco millones de euros, que rechaza sufragar tras haberse cambiado el modelo de financiación de la obra por el de la colaboración público-privada en una operación que socialistas y nacionalistas consideran privatizadora.

El Ayuntamiento interpreta que con el “cambio sustancial” que supone el nuevo sistema de financiación, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, “rompió unilateralmente” el convenio. El resto de los argumentos del gobierno municipal son los que ha venido manejando desde hace meses el alcalde, como la distinta situación económica, la “nula negociación” que precedió al acuerdo de 2006 o la necesaria implicación de otros ayuntamientos que pertenecen al área sanitaria de Vigo.

PSOE y BNG consideran el convenio "gravemente lesivo" para la ciudad

El debate, sin embargo, se centró en el nuevo modelo de financiación, que el concejal socialista Cayetano Rodríguez consideró “totalmente inadecuado” para un hospital, porque es, además de una privatización encubierta, una “fuente de numerosos problemas”. “El proyecto de ficción económico-financiera no se va a poder cumplir”, pronosticó Rodríguez, que consideró que la viabilidad del proyecto “está en quiebra”.

A la moción del PSOE se sumó otra del BNG, debatida de forma conjunta. Ambas reclaman transparencia a la Xunta, para que facilite el proyecto de ejecución definitivo del nuevo hospital y los recursos disponibles para su realización. También demandan que se garantice el carácter público y estrategico para que la nueva infraestructura sanitaria sea considerada hospital de referencia de toda el área sanitaria.

El apoyo del BNG a la decisión del alcalde de descolgarse del convenio con la Xunta ya había sido anunciado por su portavoz municipal, Santiago Domínguez Olveira, quien opina que los alrededor de 70 millones de euros que recibirá la concesionaria como canon es un beneficio suficiente, con lo que se libera al Ayuntamiento de Vigo de realizar mayores aportaciones.

Por el grupo popular, Teresa Cendón aseguró que no existe la previsión de externalizar más servicios que los ya previstos, como lavandería o cocina. “Ya estoy cansada de decir que la asistencia sanitaria será íntegramente pública”, declaró la concejal del PP. A las demandas de información, replicó que la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, “ya ha dicho en sede parlamentaria que va a presentar el proyecto”. El PP intentó sin éxito enmendar las mociones para instar al Ayuntamiento a ejecutar las acometidas comprometidas en el convenio de 2006.