Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acuerdo abre una vía para la FAMP

Toscano, dispuesto a “dar un paso atrás” para dejar espacio a los izquierdistas

Una vez que se resuelva el nombramiento del previsible Gobierno conjunto entre PSOE e IU, le toca el turno a la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), cuya gestión está en funciones tras frustrarse el pasado noviembre el intento de renovar su dirección conforme a los resultados de las elecciones locales de mayo de 2011.

 El atasco se produjo por la pretensión de PSOE y PP de liderar el órgano —que representa a la voz de los alcaldes— y descolgarse Izquierda Unida del principio de acuerdo al que habían llegado los partidos mayoritarios para una presidencia rotatoria, de modo que los dos primeros años fueran para los populares, y los dos últimos, para el PSOE. IU aspiraba a presidir la FAMP el primer año, después el PSOE y PP, y el último año, el PA. La imposibilidad de llegar a un entendimiento relegó la salida a después de los comicios del 25 de marzo.

Ahora, el presidente en funciones, el socialista Francisco Toscano, está dispuesto a “dar un paso atrás” si con eso contribuye a la estabilidad del Gobierno de la Junta, según ha dicho a Europa Press. Pese a que aseguró desconocer que en las negociaciones entre PSOE e IU para el ámbito autonómico se incluya un reparto de equilibrios en la FAMP, el también alcalde de Dos Hermanas se mostró diligente en el propósito de evitar que su apetencia de ser reelegido constituya ningún obstáculo. “Sin duda, lo más importante en este momento es la estabilidad del Gobierno andaluz y yo estaré a lo que me pidan”, aseveró. Además, Toscano opinó que tras las elecciones —en el que el PP ha ganado por mayoría simple, pero no gobernará— el escenario ha cambiado por completo y deben reforzarse los lazos entre PSOE e IU en los municipios. “Soy el primero en entenderlo, y no voy a ser un impedimento”, recalcó.

El PSOE ha mantenido hasta el momento que debía presidir la FAMP porque cuenta con más alcaldías y concejales que el PP, mientras que los populares esgrimen su victoria global en los comicios locales: 300.000 votos más, todas las capitales y cinco diputaciones. Los socialistas consiguieron aumentar su participación al afiliar un buen número de mancomunidades, que computan a la hora de contar los votos igual que ayuntamientos y diputaciones, una estrategia a la que el PP respondió con una demanda en los juzgados para que estas entidades no puedan asociarse a la FAMP, aunque los estatutos sí las admiten. El litigio aún no está resuelto.

El alcalde de Córdoba, el popular José Antonio Nieto, criticó la “falta de ética política” del acuerdo entre “los perdedores”. “Es una muestra más de lo que el PSOE está haciendo en la últimas fechas junto con su marca roja, IU”, sentenció Nieto.