Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trias se enreda con el RetBus

Barcelona entierra el modelo de bus rápido heredado de Hereu

El nuevo proyecto tiene 28 líneas y corredores por Diagonal, Meridiana y el Paralelo

Hace un año, Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) presentó el RetBus, un servicio de doce corredores para autobuses rápidos, en forma de malla y que prometía reducir hasta en 10 minutos los itinerarios por la ciudad. Un trabajo realizado por el Centro de Innovación del Transporte de la Universidad Politécnica de Cataluña (Cenit) y que se quedará en el papel. El jueves el regidor de Movilidad, Eduard Freixedas (CiU) enterró el proyecto y anunció que los estudios que le dieron origen se “reciclarán” para un nuevo sistema, del que no reveló detalle.

Desde la Agencia Ecología Urbana, dependiente del Área de Habitat Urbano y dirigida por el biólogo Salvador Rueda, se ha decidido adaptar el proyecto al discurso urbanístico de las súpermanza-nas que impulsa el Ayuntamiento, según fuentes cercanas al proyecto. Estas son “células urbanas” —cuadrados de unos 400 metros de lado, equivalente a cuatro manzanas del Eixample—, en cuyo interior se reduce al mínimo el tráfico motorizado y se da preferencia al peatón. El transporte público y privado circula por el perímetro.

Para adaptarlo al mantra de los responsables de Urbanismo, el nuevos sistema pretende aumentar a 28 los corredores del servicio, según las mismas fuentes. A diferencia del pasado esquema, donde todas las líneas eran verticales u horizontales, en el nuevo se desplegarán tres por las diagonales de la ciudad: la Meridiana, el Paralelo y la Diagonal. Asímismo, se reduciría la distancia entre estaciones, que pasaría a 335 metros. En el RetBus se planeaban a 433 en el centro de la ciudad y 650 en la periferia.

La idea de crear un sistema de autobuses rápidos acumula retrasos importantes. El proyecto, propuesto por ERC en 2009, fue apoyado por el bipartito y CiU. Inicialmente, el PSC esperaba tener cuatro líneas en funcionamiento en diciembre de 2011. El Ayuntamiento sostenía en septiembre del año pasado que “el Consistorio apuesta por la implantación del RetBus; no se ha parado nada y se trabaja sin prisa pero sin pausa” y apuntaba que las obras empezarían en los primeros meses del 2012. El alcalde Xavier Trias (CiU) llevaba en su programa electoral un “proceso de racionalización de la red de autobuses, que adoptará un esquema ortogonal”.

Sin embargo, en febrero, TMB cambió de decisión y pidió al Cenit que integrara el RetBus con una propuesta por Rueda en 2004 —la red isótropa— compuesta por 36 corredores. Este modelo prioriza la accesibilidad —estaciones menos separadas— a la velocidad del servicio y permitiría suprimir la actual red de autobuses. Muchas de las líneas en servicio “corresponden a las mismas de los tranvías arrastradas por caballos”, recuerda Albert Olbiols, secretario de la Asociación por el Transporte Público. El catedrático de la Universidad de California, en Berkeley, Carlos F. Daganzo, uno de los padres del RetBus, alerta de que el aumento en la densidad de la red propuesto por el Consistorio podría restarle efectividad.

Joaquim Forn, el primer teniente de alcalde de la ciudad, anunció que antes del otoño entrarán en funcionamiento cuatro corredores, los mismos con que inicialmente comenzaría el RetBus, aunque con algunas modificaciones.. En su momento TMB cuantificó su puesta en marcha en cuatro millones de euros.