Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Audasa reduce plantilla pese a que ganó 52 millones

La concesionaria de la AP-9 se acoge a la reforma laboral y fuerza traslados

Una empleada en una cabina de peaje de Audasa.  ANXO IGLESIAS
Una empleada en una cabina de peaje de Audasa. / ANXO IGLESIAS

Audasa, concesionaria de la AP-9, presentó el jueves, el día de la huelga general, su informe de resultados ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En él refleja que en 2011 obtuvo un beneficio después de impuestos de 52,5 millones de euros. Pese a ello, la empresa reconoce que durante el pasado año recortó su plantilla media en ocho trabajadores. Este 2012 lo ha empezado erigiéndose una de las primeras empresas gallegas en acogerse a la reforma laboral para reducir el salario o trasladar a otros ocho empleados. Por contra, Audasa elevó la remuneración de su Consejo de Administración un 2,76%.

Los resultados de Autopistas del Atlántico, SA durante el pasado ejercicio arrojan una cifra de negocio de 144,9 millones de euros, casi nueve menos que los 153,8 millones del año anterior, un descenso del 5,78%. Es la segunda reducción de ingresos desde el inicio de la crisis: circulan menos coches y por lo tanto pagan menos peajes. Traducida en artículos de la reforma laboral, esta situación le permite a la concesionaria, con tres trimestres consecutivos de caída de ingresos, aplicar despidos con menos indemnización, traslados forzosos y reducciones de salario y jornada. Y ello pese a que sigue en beneficios. Porque aunque las ganancias de 68 millones de 2010 se redujeron un 22,8% en 2011 alcanzaron 52,5 millones.

En dos años, la empresa ganó 120 millones y recortó un 4,2% de empleos

Pese a ese beneficio, la empresa admite que su plantilla media durante el segundo semestre de 2011 fue de 256 trabajadores, ocho menos que el año anterior y 12 menos que en 2009. Así, el recorte de plantilla ha sido del 4,5% en los dos últimos años, en los que ha ganado 120 millones de euros. Además de esos despidos, los sindicatos critican que este año Audasa no tardó ni una semana en aplicar la reforma laboral a otros ocho empleados. Si las medidas aprobadas por el Gobierno entraron en vigor el sábado 11 de febrero, al jueves siguiente, día 16, la empresa comunicó por carta a seis trabajadores una rebaja de jornada y salario y a otros dos un traslado del peaje de O Porriño al de Cecebre, a 150 kilómetros. La alternativa era un despido con indemnización rebajada a 20 días por año trabajado.

Cuando hace un mes se conocía la aplicación de la reforma laboral a esos ocho trabajadores, el secretario comarcal de Transportes de la CIG en A Coruña, Ernesto López, criticaba que “Audasa es punta de lanza del ala más dura de la patronal” y mostraba su temor de que fuese solo el principio y se apliquen aspectos más drásticos de la nueva normativa. Ayer, el responsable autonómico de carreteras de UGT, Miguel Reboiras, aseguraba que en el último mes la empresa no ha atendido la petición de diálogo de los sindicatos. “Con beneficios tan grandes no cabía reducción de plantilla ni traslados, que quieren vender como voluntarios pero que son forzosos porque no dan más opción que el despido”, explica Reboiras, quien pide que se devuelva a su puesto a los desplazados en cuanto haya jubilaciones. “Aunque no creo que lo hagan”, se lamenta. Además, critican los sindicatos, la empresa sigue adelante con su estrategia de potenciar el telepeaje o el cobro con tarjetas en máquinas automáticas, reduciendo la necesidad de trabajadores para cobro manual.

Las remuneraciones de su Consejo de Administración crecieron un 2,76%

Frente a estos recortes, la empresa incrementó el pasado año la remuneración de su Consejo de Administración, que pasó de los 181.000 euros de 2010 a 186.000 euros, según informa a la CNMV. Además, sus ocho miembros son todos hombres, lo que justifica argumentando que “los procedimientos de selección de consejeros tratan de seleccionar al que se considere más conveniente y no obstaculicen ni favorezcan que el elegido sea una consejera”. Para Reboiras esto es “una prueba más del comportamiento de este tipo de empresas”.

En un informe anterior a la CNMV, Audasa reconocía que,0 pese a la crisis, su negocio, la AP-9, no está en riesgo ya que otros medios de transporte “hoy no resultan ser competencia tanto por la propia situación de esas redes como por las características de nuestros usuarios”. Según indicaba entonces, “pese a que las expectativas de crecimiento resultan pesimistas, esperamos seguir manteniendo niveles de tráfico suficientes para que los niveles de ingresos no se vean afectados”. Audasa, propiedad de un fondo de inversión estadounidense, tiene hasta 2048 la concesión de la AP-9, en la que aplica peajes que se incrementan anualmente y que ascienden a 13,35 euros para los 150 kilómetros que separan Vigo y A Coruña.