Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Recortes municipales

Jerez anuncia un ERE para 390 trabajadores municipales

El plan del Ayuntamiento es acogerse a la línea de crédito ICO

Percibir así 328 millones de euros

Liquidar 12.999 facturas pendientes a proveedores municipales

María José García Pelayo, alcaldesa de Jérez. Ampliar foto
María José García Pelayo, alcaldesa de Jérez.

La alcaldesa de Jerez, María José García Pelayo (PP), ha anunciado el despido de 390 empleados en el Ayuntamiento y las empresas municipales. Es la medida más drástica de un nuevo plan de ajuste aprobado esta mañana en el pleno municipal con el fin de que Jerez pueda acogerse a la línea de crédito ICO y percibir así 328 millones de euros para liquidar 12.999 facturas pendientes a proveedores municipales.

El calendario es inminente. El gobierno pretende aprobar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en el mes de mayo para ahorrar 32 millones de euros. Afectará a 300 personas del consistorio y a un total de 90 empleados de las empresas municipales y la medida no será aislada.

En 2013 la alcaldesa pretende elevar el ahorro a 94 millones y en 2014 a 100 millones de euros. De momento, avanza medidas adicionales, como una reducción salarial,amortizaciones de 250 personas por jubilación en cuatro años y la subida de la tasa de basura en un 50%, hasta cuatro euros por contribuyente en cada recibo. A esto se suma una drástica reducción del 40% de la estructura de la administración, con 64 directivos menos.

La televisión municipal, de momento, queda apartada del plan de ajuste, el segundo en el último año. Onda Jerez está en concurso de acreedores por lo que será la juez la que decida el futuro de la emisora, con 83 personas en plantilla.

Todos los partidos de la oposición (PSOE, Foro Ciudadano e Izquierda Unida) han rechazado el brutal recorte.

Unos 300 trabajadores ya se han concentrado de manera espontánea frente a las puertas del consistorio. Se oponen a que la plantilla "pague la nefasta gestión política del Ayuntamiento en los últimos años".