Benestar recurre a Amancio Ortega para construir nueve guarderías

La fundación del dueño de Inditex dona 11 millones para construir escuelas infantiles

La conselleira Beatriz Mato y Flora Pérez, de la Fundación Amancio Ortega, durante la firma ayer del convenio en Arteixo.
La conselleira Beatriz Mato y Flora Pérez, de la Fundación Amancio Ortega, durante la firma ayer del convenio en Arteixo.CABALAR (EFE)

La Fundación Amancio Ortega destinará cerca de 11 millones de euros a la construcción de nueve escuelas infantiles de la red pública gallega, que supondrán un total de 750 plazas. Según el convenio marco firmado ayer por la vicepresidenta de la fundación, Flora Pérez Marcote, y la conselleira de Traballo e Benestar, Beatriz Mato, la primera entidad correrá con los gastos de construcción y equipamiento de las guarderías, que tendrán que estar en funcionamiento antes de 2015. Formarán parte de las Escolas A Galiña Azul, serán propiedad de la Xunta y estarán gestionadas por el Consorcio Galego de Igualdade e Benestar, en el que participan la gran mayoría de los ayuntamientos.

 Es la primera vez en Galicia que una institución privada corre con la construcción de edificios para uso, gestión y propiedad pública. Hay numerosos servicios públicos gestionados por sociedades privadas, y también cesiones de instalaciones y equipamientos, pero no donaciones de edificios construidos ex profeso. El caso más similar fue la creación, a comienzos de los setenta, por parte de la Fundación Pedro Barrié de la Maza, de las Escuelas Técnica Superior de Arquitectura y de Arquitectura Técnica de A Coruña y de la de Ingenieros Industriales de Vigo. Sin embargo, los edificios no fueron donados hasta 1991 a las respectivas universidades, entonces recién creadas.

La fundación destinará 11 millones a la ejecución y el equipamiento

Las guarderías, que el director de la fundación, Óscar Ortega, definió como “una red de apoyo” a los servicios públicos, se crearán en A Coruña, Arteixo, Cambre, Ferrol, Lugo, Melide, Ourense, Santiago y Vigo, en distintas fases. Las primeras en acometerse este año serán las de Cambre y Ferrol, y después las de A Coruña y Arteixo. Se licitarán y construirán por el sistema de contratación pública, y sobre terrenos aportados por los municipios. Aunque aún no se ha abierto el concurso para su diseño, los centros tendrán una media de 770 metros cuadrados, con 82 plazas distribuidas en seis módulos. “La mitad de estas plazas estarán destinadas a las familias con menos recursos. El proyecto es una apuesta, una vez más, por la conciliación de la vida laboral y familiar, y por la revitalización de la natalidad”, consideró Mato después de la firma, en una comparecencia en la que no se admitieron preguntas.

Una de ellas habría sido si las nuevas plazas podrían pasar en su día a ser gestionadas por empresas privadas, como recientemente pasaron las de Pontevedra, Betanzos y Carballo. Las 750 nuevas plazas suponen un aumento del 5% en la oferta para escolares de 0 a 3 años. Mato apuntó que en lo que va de legislatura, se han creado 2.400. “Esperamos finalizar el mandato cumpliendo el 33% de plazas públicas para niños en ese tramo de edad que establece el Tratado de Lisboa”. Al finalizar el acto Mato sí aceptó preguntas y precisó que aguardaba acabar 2012 con 3.500 plazas más de las que se encontró, y que para cumplir ese porcentaje mínimo indicado por la UE sería necesario crear otras mil plazas más.

De la tecnología a la asistencia a toxicómanos

Lo que la Fundación Amancio Ortega denomina Proyecto Escuelas Infantiles de Galicia nació de una oferta a la Xunta de colaborar en algo con incidencia social y adscribible a un proyecto en marcha. Terminó concretándose en la construcción de guarderías porque la consellería las considera “objetivo prioritario”, según fuentes de este departamento. El primero de los proyectos de la fundación, el Ponte dos Brozos, pretendía también estimular el uso de las nuevas tecnologías en las aulas en un tiempo, hace más de una década, en el que su implantación pertenecía más al ámbito de los deseos que al de las realidades. Aquel proyecto se ha convertido en Aula PdB, una plataforma de profesores interesados en la innovación educativa, con los objetivos de formación del profesorado y de introducción de herramientas tecnológicas en los centros. El otro proyecto educativo, en colaboración con la Fundación Barrié, son las Becas High School para cursar 4º de ESO en EEUU.

Tierras Altas del Sur-Iringa es un proyecto formativo en Tanzania. Pretende poner en marcha un programa integral de desarrollo agrario, incluida la creación de cooperativas, que afecta a 1.591 agricultores y con 8.000 beneficiarios directos. El resto de los proyectos son asistenciales. Hace un mes, se inauguró en Santiago la sede central de Proxecto Home, con una inversión superior a los siete millones. Está en marcha la nueva sede de la Institución Benéfico Social Padre Rubinos de A Coruña, con un presupuesto de 25 millones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS