45,5 millones del puerto de Vigo sin rentabilizar

Dos ejecuciones se hallan sin uso y otra, paralizada por los tribunales

Naves del puerto de Vigo cuya rehabilitación paralizaron los juzgados a instancia municipal.
Naves del puerto de Vigo cuya rehabilitación paralizaron los juzgados a instancia municipal.LALO R. VILLAR

El silo de coches del relleno de Bouzas (23 millones de inversión) y la explanada para contenedores de Rande (7,5 millones entre urbanización y rescate de la concesión) están vacíos, sin encontrar usuarios, y la ambiciosa apertura de Vigo al mar (15 millones) tampoco ha podido acabar. Son tres actuaciones promovidas por la Autoridad Portuaria de Vigo en los últimos años, con la crisis económica ya apuntando o en su apogeo y que por eso mismo cuestionan sus prioridades de gasto. Aunque el actual presidente del Puerto, Ignacio López Chaves, anunciaba hace menos de un año su propósito de continuar los proyectos de su predecesora, Corina Porro, ya ha empezado a dar marcha atrás.

La urbanización de la explanada de Rande fue promovida por Jesús Paz en 2007 para implementar 22.500 metros cuadrados como depósito de contenedores complementario al de Guixar. Desde que la actuación acabó, ya con Corina Porro en la presidencia del Puerto, no se ha depositado en esa explanada ni un solo contenedor.

La culpa "nodal" del ministro Blanco

Mientras Corina Porro concentraba sus esfuerzos en humanizar el puerto, la Comisión de Transportes de la UE lo excluía de la red transeuropea que marca los puertos nodales o prioritarios, que han de estar conectados a la alta velocidad ferroviaria. La de Galicia no servirá para el transporte de mercancías, aunque esa compatibilidad será posible en la línea que llegue hasta El Bierzo. El pasado verano se anunció la exclusión de Vigo como puerto nodal de la red y López-Chaves, acudió a Bruselas para tratar de enmendarlo, sumando esfuerzos a los que decía hacer el Gobierno, singularmente el ministro José Blanco, en el mismo sentido. Pero esta semana se ha confirmado la exclusión y, aunque los eurodiputados afirman que aún hay una oportunidad en el trámite parlamentario del acuerdo, el PP ya se rasgó las vestiduras.

López-Chaves y su partido acusan a Zapatero, Blanco y Caballero de “engañar a Vigo” por su “nula gestión” para el reconocimiento nodal del puerto, lo que le priva de participar en un reparto de 31.700 millones de fondos europeos. Ahora, “más firmeza, compromiso y apoyo no podemos tener”, dice el PP, gracias a Ana Pastor, y si finalmente Vigo no es puerto nodal, nadie podrá quitarle su primacía pesquera, añade en un tono que recuerda demasiado aquel histórico episodio de “si ellos tienen ONU, nosotros tenemos dos”.

Lo mismo está sucediendo con el silo para almacenamiento de coches en altura, que Corina Porro impulsó en el relleno de Bouzas y que Núñez Feijóo inauguró en diciembre de 2010 prodigando elogios a la gestión de la presidenta. A Citroën no le interesa utilizar el silo porque ralentiza los movimientos de su logística, mucho más ágil con los estacionamientos directos en el suelo del relleno, y las únicas esperanzas de darle uso remiten a la puesta en marcha de la autopista del mar, otra expectativa económica del puerto que no termina de cuajar aunque en los últimos años se ha dado en varias ocasiones el banderazo de salida, que el Gobierno francés y la Unión Europea siguen sin confirmar.

La apertura de Vigo al mar, en fin, <CF1000>planea sobre el puerto desde hace décadas. La Zona Franca le dio un primer impulso con ese título, que cubrió en los años noventa unos primeros objetivos y no sin polémica, porque a su vez tapó la visión de la ría con la pantalla del edificio institucional de la Xunta y el centro comercial de A Laxe. El conjunto, no obstante, por las visitas obligadas a las ventanillas de la Xunta y tras el señuelo de cafeterías y centro comercial, estimuló la frecuentación ciudadana del litoral portuario.

Porro, con una mal disimulada impronta electoralista —iba a disputar la alcaldía a Abel Caballero— quiso apurar y culminar esa apertura de los espacios portuarios a la ciudadanía después de rechazar con firmeza, por su carestía, el plan Nouvel que había promovido con inspiración y objetivos análogos Caballero en su anterior etapa de presidente de la Autoridad Portuaria. Porro justificó las ventajas del suyo en que actuaría como gancho para afianzar el vistoso turismo de cruceros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En los casi dos años que permaneció en el cargo, Porro pavimentó de granito unos 65.000 metros y abrió al paseo ciudadano dos kilómetros de borde litoral. Pero el Ayuntamiento, con argumentos de legalidad urbanística, paró los hitos que dinamizarían su proyecto, esto es, la rehabilitación de las obsoletas naves de la fruta y de rederos, en los extremos del paseo, que se iban a llenar de chiringuitos para el tapeo, restaurantes y algún servicio, y la ocupación de la de cableros con una colorista fuente cibernética.

López-Chaves ya renunció a la fuente y está a la espera de lo que dicten los tribunales sobre el Tinglado del Puerto (naves de la fruta ) y PortoCultura (rederos), que se paralizaron por el mismo motivo que la fuente. No consta que tenga alternativas de uso para ambas actuaciones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS