Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández Díaz planta a Convergència y abre una crisis en la Diputación

El líder del PP de Barcelona dice que quiere tener las manos libres frente a Trias

Fernández Díaz planta a Convergència y abre una crisis en la Diputación

El líder del Partido Popular de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha generado la primera crisis política en la Diputación tras anunciar que renuncia a seguir como vicepresidente primero de esa institución. La renuncia de Fernández Díaz se producirá en los próximos meses, según ha explicado  en una entrevista a BTV. En una conversación con EL PAÍS, Fernández Díaz ha concretado que ha tomado esa decisión “para tener las manos libres en el Ayuntamiento de Barcelona”. Es decir, para evitar que el pacto con Convergència en la Diputación le pueda representar algún tipo de cortapisa para ejercer de oposición al gobierno del alcalde, Xavier Trias.

“A mí ya me sustituirá otro diputado del PP. No es nada del partido, soy yo, que quiero dedicarme al 100% al Ayuntamiento”, ha puntualizado. Para aclarar, además, que la renuncia a la vicepresidencia de la corporación provincial seguramente se hará en otoño, después de aprobar los presupuestos.

Todo parece indicar que la sintonía que alcanzó el Partido Popular con el gobierno de Trias en el Ayuntamiento barcelonés se está relativizando a medida que avanza el mandato. El líder del PP dio el sí a los primeros presupuestos de Trias con la mirada puesta en la entrada en el gobierno municipal. No fue así y CiU aclaró que prefería seguir buscando apoyos para gobernar. La negativa fue digerida —no sin cierto disgusto— por el líder del PP, quien desde entonces ha marcado ciertas distancias con Trias, a quien, no obstante, ha auxiliado en más de una ocasión. Fernández Díaz no ha ocultado su enfado, por ejemplo, con la designación de Marçal Sintes al frente del Centro de Cultura Contemporáneo de Barcelona (CCCB). Pese a ser el primer vicepresidente de la Diputación —institución que controla el 75% del CCCB; el otro 25% es del Ayuntamiento— Fernández Díaz no tuvo conocimiento de la elección ni por parte de la Diputación ni del Ayuntamiento.

Fernández Díaz ve difícil apoyar el programa de gobierno de Trias

Además, el líder del PP se ha sentido ninguneado en más de una ocasión cuando CiU ha dado por sentado su apoyo y le ha ocultado información, como ocurrió con los planes urbanísticos de Glòries, Can Batlló —finalmente aprobado— y esta semana con una fundación que promueve el área de Hábitat Urbano.

Fernández Díaz es muy crítico con lo que él califica de deriva soberanista de Trias, que, en su opinión, está cediendo ante el sector más nacionalista de su equipo y a las indicaciones del presidente, Artur Mas. “Solo ha faltado el anuncio de los actos del tercer centenario del 1714 con Toni Soler como comisionado el fin de semana del congreso de CDC”, comenta Fernández Díaz. Así las cosas, el presidente del grupo municipal ve “muy complicado” apoyar el Programa de Actuación Municipal (PAM) de Trias. Eso sí, la sintonía de ambos para los asuntos de “orden” como la prohibición total de la prostitución callejera no se cuestiona.

 

El alcalde, Xavier Trias, y Alberto Fernández Díaz en el ayuntamiento de Barcelona. / GIANLUCA BATTISTA