Un experto asocia el caso de los niños robados con la moral cristiana

El abogado Fernando Madán aboga por unificar todas las causas en la Audiencia Nacional En la Comunidad Valenciana hay unas 200 denuncias y se han exhumado ya tres tumbas

Fernando Madán, ayer en Alicante durante la rueda de prensa
Fernando Madán, ayer en Alicante durante la rueda de prensaPEPE OLIVARES

Fernando Madán, abogado especializado en casos de presuntos bebés robados, vinculó ayer en Alicante esta práctica generalizada en España entre los años sesenta y ochenta del siglo pasado a instituciones religiosas próximas a la Iglesia “y basadas en la moral cristiana de que un niño debe crecer en el seno de una familia y no de personas con una vida desestructurada”.

El letrado abogó por unificar las denuncias presentadas por los afectados (1.500 en España, y de ellas unas 200 en la Comunidad Valenciana) ante la Audiencia Nacional. En el ámbito de la Comunidad Valenciana se han realizado ya, a instancias de la Fiscalía de Menores, tres exhumaciones de otras tantas tumbas de supuestos bebés robados, dos de ellas en Valencia y una en Alicante.

Madán, letrado especialista en ayudas a refugiados y en derechos humanos, hizo estas declaraciones en la mañana de ayer en el marco de una rueda de prensa. Por la tarde, Madán ofreció una conferencia sobre este tema y otros relacionados con la Ley de la Memoria Histórica. El acto fue una iniciativa del colectivo Comisión Cívica de Alicante para la Recuperación de la Memoria Histórica.

"Esta causa no busca una verdad judicial sino una verdad histórica", asevera el abogado

El abogado elevó la lista de supuestos niños robados en España hasta los 20.000 casos y resaltó que la investigación global está paralizada después de que la Audiencia Nacional decidiera no continuar con la causa e inhibirse en favor del Juzgado número 21 de Madrid. No obstante, Madán se mostró convencido de que el sumario retornará finalmente a la Audiencia Nacional, “ya que no hay ninguna provincia española que no tenga alguna denuncia por estos hechos”, puntualizó el letrado.

En opinión de Madán, la unificación de todas las causas es esencial para esclarecer si los hechos fueron consecuencia de la ilícita actividad de una “sola trama o varias, algo que no podremos saber con denuncias de particulares aisladas”.

En este apartado de las supuestas tramas creadas para el tráfico de bebés, a cuyos padres los centros sanitarios siempre les comentaban que sus hijos habían muerto aunque nunca les dejaron verlos ni vivos ni muertos, Madán apuntó directamente a la Iglesia y la moral cristiana imperante sobre cómo deben crecer y educarse los niños. “Existen víctimas de todo tipo, aunque los patrones de madre soltera o prostitutas son propicios y el parámetro común de éstas podría ser la indefensión”, aseveró.

Madán señaló que detrás de estas tramas también subyacía la motivación económica. “Había recompensas por agradecimiento, aunque el motivo principal no era el dinero”, explicó. “Esta causa no busca una verdad judicial, sino una verdad histórica”, concluyó.

Del global de más de 200 denuncias sobre estos casos presentadas por familias de afectados en la Comunidad Valencia, la Fiscalía de Menores de Alicante mantiene vivas 10. El ministerio público ya practicó la exhumación de una tumba en el cementerio municipal de Alicante el pasado 31 de enero y tiene previsto continuar esta línea de investigación con la exhumación de otras cinco más. La reanudación de las exhumaciones está pendiente de la designación de un arqueólogo para dirigir los trabajos, dada la complejidad de los enterramientos, la mayoría en fosas comunes.

En la provincia de Valencia hay registradas más de 70 denuncias por la presunta sustracción de bebés. El pasado día 12 se practicó la exhumación de dos tumbas en el cementerio de Valencia.

Los restos encontrados en la exhumación de las tres tumbas han sido remitidos al Instituto Nacional de Toxicología de Barcelona para someterlos a la prueba del ADN y verificar si realmente son descendientes o no de los denunciantes.

Archivo masivo de denuncias en Castellón

EFE/ Castellón

La Asociación SOS Bebés Robados de Castellón reclamó ayer justicia y exigió que se investiguen a fondo los casos de sustracción de recién nacidos que fueron denunciados ante la Fiscalía de la Audiencia y que ésta ha archivado. La presidenta de esta asociación en la Comunidad Valenciana, Luna, que evitó hacer público su apellido, aseguró que son los propios afectados los que están haciendo las investigaciones, ya que hay “muchos indicios que apuntan a que hubo sustracciones de bebés”.

Sin embargo, la Fiscalía provincial de Castellón ha archivado 13 de las 15 denuncias presentadas, alegando falta de pruebas. La asociación, junto a los afectados, ha estado realizando labores de investigación que han resultado “clarificadoras”, según aseguran.

Luna destacó que en octubre de 1972, año en el que nació su hermana, a la que está buscando, se produjeron 16 fallecimientos de bebés de menos de 24 horas y que 10 de ellos fueron en el hospital General. Para la portavoz de la asociación, esta cifra es “desproporcionada”, ya que estadisticamente “no nacían tantos bebés muertos”.

Entre los afectados de Castellón se encuentra Andrés Pérez. Su mujer dio a luz gemelas en el hospital Provincial el 30 de abril de 1964, tras haberle sido suministrada “alguna sustancia” que hizo que se quedara dormida. Pérez relató que la monja que asistió a su mujer le mandó a cambiarse de ropa ya que tenían que trasladar a las niñas a Valencia, al no disponer de incubadoras. Al regresar, asegura, la monja le dijo que su mujer estaba perdiendo mucha sangre y a punto de morir, y que las niñas habían muerto.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50