Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tercer edificio del Gaiás tendrá sillas de 333 euros y butacas de 500

Amueblar cada uno de los edificios del Gaiás cuesta 500.000 euros

El precio del mobiliario se dispara por las imposiciones de Peter Eisenman

Cidade da Cultura, en Santiago de Compostela.
Cidade da Cultura, en Santiago de Compostela.

Las sillas y butacas que amueblarán los Servicios Centrales de la Cidade da Cultura, el tercer edificio que se abrirá en junio, serán más baratas que las que se compraron hace años para el Archivo y la Biblioteca. Aún así la Xunta está dispuesta a pagar 333 euros por silla y 500 por butaca. Para llenar este edificio ha consignado medio millón de euros, similar a lo que ya costó amueblar cada uno de los anteriores. Faltaría por hacer lo mismo con el cuarto, el Museo, que también se abrirá en junio, así como con los dos últimos, parados hasta 2014.

La Xunta ha iniciado el proceso para adquirir 177 sillas para el tercero de los edificios por 59.040 euros, a 333,56 euros cada una. Esa es la media, ya que unas serán más caras que otras: 138 serán asientos de trabajo con posiciones regulables y 39 fijos. Los 333 euros de media es el máximo que está dispuesta a pagar la Xunta y podría ser rebajado por las empresas. Ese máximo es inferior al que se iba a pagar inicialmente para las sillas del Archivo y la Biblioteca y al monto que al final se abonó.

En el caso del Archivo de la Cidade da Cultura de Santiago, el último Gobierno de Manuel Fraga licitó la compra, unos días antes de que se celebrasen las elecciones autonómicas de 2005 que perdió el PP, de 142 sillas por 132.539 euros, a 933 euros cada una. Los asientos fueron finalmente adjudicados por el bipartito por una cantidad que pudo rondar los 600 euros de media pero que nunca quiso concretar ni aquel gobierno ni el actual del PP.

 En el caso de la Biblioteca, del Gaiás sus 376 sillas se licitaron hace dos años por 191.600 euros, a 510 euros cada una. En aquel caso 49 de ellas eran de gama superior a las actuales, con acabados de mayor calidad e incluso de cuero. La empresa que resultó finalmente adjudicataria del concurso rebajó el precio final de todo el lote a 130.837 euros, a una media de 348 euros por silla.

El arquitecto exige por contrato acabados de alta calidad

En el contrato actual para el edificio de Servicios Centrales se reclaman, como en los anteriores, unos acabados con materiales de alta calidad y colores específicos. Son esas características concretas, definidas por el estudio del arquitecto estadounidense Peter Eisenman, autor de todo el complejo, las que elevan el precio. A ellas se tiene que atener la Xunta de Galicia para respetar el contrato firmado con Eisenman. A cambio el Gobierno gallego pide que los muebles tengan una garantía de dos años.

Junto con el concurso para adquirir las sillas, la Xunta también ha iniciado la compra de butacas para las dos salas de conferencias que tiene el mismo edificio de Servicios Centrales. En este caso está dispuesta a gastar 142.000 euros en 284 butacas completamente tapizadas con “condiciones acústicamente probadas”. Saldrá a 500 euros el asiento, frente a los 590 euros por unidad que acabó pagando la Xunta por las 121 butacas similares de la sala de conferencias que también tiene el edificio de la Biblioteca.

El Gobierno gallego también adquirirá, al margen de los muebles fijos que ya vienen incorporados en la propia construcción, diversas mesas, armarios o cajoneras por un importe máximo de 120.000 euros, todos ellos con las características y calidades definidas por el arquitecto Eisenman.

Por otra parte, la Xunta también acaba de encargar mobiliario y sillas para el Centro de Procesamiento de Datos de la Administración autonómica que se instalará en los sótanos del mismo edificio de Servicios Centrales, espacios que se desvincularán del uso cultural del resto del complejo compostelano. Para ese personal informático que se trasladará al Gaiás desde otras dependencias de la Xunta se adquirirán 125 sillas articuladas, 34 fijas, 131 mesas y 160 armarios.

Pero en este caso no será obligatorio que cumplan los requisitos de colores y acabados que Eisenman exige para los espacios propiamente culturales, lo que previsiblemente reducirá su precio. Frente a los 321.000 euros que se destinan a las sillas, muebles y butacas propiamente de la Cidade da Cultura, en las sillas y muebles del Centro de Procesamiento de Datos, que estará dentro del mismo edificio, la Xunta está dispuesta a gastar un máximo de 168.100 euros.

Cuando hace dos años la oposición criticó que el Gobierno de Núñez Feijóo quisiese gastar 510 euros por silla en la Biblioteca del complejo del Gaiás, el entonces conselleiro de Cultura, Roberto Varela, argumentó que era un “material que estará a disposición del público y por lo tanto tienen que tener calidad y durabilidad”.