Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Robados 30 kilos de cocaína en el Instituto de Toxicología de Sevilla

Hace cuatro años ya desaparecieron otros 154 kilos de droga de la Jefatura Superior de Policía

Fachada del Instituto de Toxicología de Sevilla. Ampliar foto
Fachada del Instituto de Toxicología de Sevilla.

Segundo gran robo de droga en dependencias oficiales de la capital andaluza. Los ladrones se han apropiado de 31 kilos de cocaína y heroína de la sede sevillana del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses en el proceso de su análisis previo a su destrucción.

La alarma saltó el jueves por la mañana después de que los funcionarios que analizan las muestras se percataran de la falta de droga en el almacén destinado a su custodia. Varios funcionarios tenían acceso a la llave de esa habitación. Tras la sustracción, la policía acudió para averiguar cómo pudieron los ladrones burlar las medidas de seguridad.

La Policía Judicial de Sevilla investiga el robo, según informó ayer El Mundo. La policía sufrió una sustracción similar en los propios calabozos de la Jefatura Superior de Andalucía Occidental de 154 kilos de cocaína y heroína hace cuatro años, un escándalo que descabezó la cúpula de la Udyco (Unidad contra la Delincuencia y el Crimen Organizado), encargada de las operaciones con grandes alijos. Finalmente la juez Ana Escribano decretó el archivo de las acusaciones contra tres mandos de la Udyco, tras la fallida investigación de la unidad de Asuntos Internos.

De momento no ha habido detenciones, y los investigadores se centran en examinar las imágenes de las cámaras de seguridad y entrevistar a los trabajadores para hallar pistas sobre la persona o banda que haya cometido el robo. El Servicio de Química acogía estas muestras antes de que finalizara su examen científico, y el edificio cuenta con seguridad privada, cuyos guardas han sido los primeros interrogados por los investigadores.

Por el robo de cocaína y heroína en la Jefatura Superior un exagente de la Udyco (Unidad contra la Delincuencia y el Crimen Organizado) y un amigo se encuentran en prisión provisional, mientras que otras dos implicadas están en libertad. Desde este robo en 2008, el Ministerio de Justicia tiene prevista la construcción de un edificio para guardar los alijos, pero la obra solo ha sido adjudicada.

El juez decano de Sevilla, Federico Jiménez Ballester, diferenció ambos robos y dijo que este último "no tiene nada que ver" con la desaparición de los 154 kilos, ya que los alijos sustraídos en 2008 se conservaban en un sitio inadecuado, mientras que los 31 kilos de Toxicología estaban en una especie de "búnker" dotado de medidas de vigilancia y tras su sustracción se han activado todos los "mecanismos adecuados".

El magistrado del Juzgado de Instrucción 7 de Sevilla, Fernando Martínez, dirige la investigación junto a la Fiscalía Antidroga. Diferentes fuentes han señalado que la droga pertenece a muestras de cuatro alijos incautados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, según informó Europa Press.