Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los colegios podrán funcionar todo el año excepto en agosto y las fiestas

Los centros que elaboren planes contra el fracaso podrán adelantar el inicio y el fin del curso

El sistema educativo valenciano funcionará a medio plazo prácticamente todo el año, excepto el mes de vacaciones de agosto. La nueva orden marco que regulará el calendario escolar flexibiliza al máximo la apertura de los 2.500 centros educativos públicos, privados y concertados, sin modificar el horario lectivo mínimo de 175 días al año que fija el Estado. La orden permitirá trasladar las actividades de refuerzo para combatir el fracaso y mejorar el rendimiento escolar fuera del horario lectivo a los meses de junio y julio, así como adelantar los exámenes de septiembre o instaurar la jornada continua. Los centros privados tendrán la “doble posibilidad” de acogerse al calendario marco o de fijar el suyo propio —como ya vienen haciendo de facto—, siempre que cumplan los mínimos fijados por la Ley Orgánica de Educación (LOE).

Se trata de una “flexibilización” al máximo de los tiempos extraescolares y de la “modernización” del funcionamiento del sistema educativo, según explicó el secretario autonómico de Educación, Rafael Carbonell. Carbonell puntualizó que el borrador para negociar con los sindicatos estará listo a lo largo de esta semana.

Los centros  competirán por obtener financiación y más docentes

El documento contemplará que cada centro, en función de su autonomía, decida el tipo de jornada y de actividades formativas para los alumnos que necesitan refuerzo, en base a un “contrato-programa” aprobado por cada consejo escolar.

Con esta fórmula, a partir del próximo curso los centros educativos competirán por obtener mejor financiación y más docentes. La Consejería de Educación prevé destinar entre ocho y 10 millones de euros, cofinanciados por el Ministerio de Educación.

Carbonell explicó que la orden pretende “clarificar la situación actual, porque la norma anterior de 1998 era bastante obsoleta, y reconocer de facto la situación de los docentes que trabajan en julio formándose y organizando el curso siguiente”.

Los centros privados ya funcionan con este sistema. De hecho, el secretario autonómico reconoció que “el 80% de actividades especiales” se tiene que ir autorizando de forma puntual. Con la nueva orden se da cobertura legal a este tipo de actividades. Este sistema se extiende ahora a los colegios públicos, a los que también se les permitirá ampliar el horario para actividades como las deportivas.

Educación considera clave la implicación de docentes y padres

La consejería, en paralelo, ha elaborado dos borradores de órdenes que regulan los “contrato-programa” para combatir el fracaso escolar y los “programas experimentales de atención extraordinaria y de refuerzo fuera del horario lectivo”, que tendrán cobertura bajo el nuevo paraguas de calendario escolar.

Por una parte, la orden para combatir el fracaso escolar y reducir el abandono escolar prematuro unifica el acceso de cada centro a cualquiera de los planes autonómicos o estatales para combatir el fracaso escolar en vigor. Tal es el caso del plan valenciano Integra, del Éxit o de los programas PASE del ministerio.

Cada centro público o concertado de Primaria y Secundaria que desee obtener un programa deberá diseñar un “plan de actuación” propio, que fije los objetivos a perseguir y evaluar, el alumnado al que va dirigido y las actuaciones a realizar dentro del horario lectivo. El plan de actuación será valorado en hasta 20 puntos, pero su aprobación dependerá de dos puntales clave. Primero, “el grado de implicación del profesorado en su aplicación”, con hasta 15 puntos. Y, segundo, “el grado de acuerdo alcanzado en el Claustro de profesores y en el Consejo Escolar del centro”, con otros 15 puntos.

La orden permite trasladar las clases de apoyo a junio y julio

En paralelo, la orden de refuerzo fuera del horario lectivo propone dos modalidades para que los alumnos de 3º y 4º de la ESO en los institutos puedan dar clases extra de Matemáticas, Castellano y Valenciano (tanto en Lengua como Literatura) e Inglés.

En la modalidad A las clases de repaso se harán en los meses de abril y mayo de 2012. En la modalidad B serán en los meses de junio y julio 2012, es decir, de este mismo curso.

“Los profesores que hayan optado por la modalidad B podrán programar una prueba a lo largo de la última semana del mes de julio para alumnado que considere que ha alcanzado los objetivos del programa”.

Los profesores podrán obtener entre 60 y 100 créditos por su participación, lo que da lugar a acumular otro sexenio, en función de las dos modalidades A/B que plantea la orden. Es decir, obtendrán la certificación y reconocimiento como actividad de formación permanente que se hará efectiva en el complemento retributivo que reconoce estas actividades. Se da la circunstancia de que el decreto de 5 de enero de la Generalitat ha rebajado este complemento a la mitad: los profesores con un sexenio cobran 300 euros menos al año y los que tienen el máximo reconocido con 6.000 euros han perdido 3.000.

Este es el mayor obstáculo con el que nacen los planes para combatir el fracaso escolar.

Las claves del nuevo calendario

Apertura de los centros. Los centros podrán funcionar prácticamente todo el año excepto las fiestas establecidas y el mes de agosto. La novedad es que, además de las actividades extraescolares o deportivas, permite extender los planes experimentales de refuerzo fuera del horario lectivo a junio y julio.

Jornada. La jornada podrá partida como hasta ahora o continua. Serán los consejos escolares los que lo decidan y propongan a la consejería.

Calendario de exámenes. Una primera propuesta plantea que los centros que trasladen el plan de refuerzo a junio puedan adelantar los exámenes de septiembre a final de julio.

Contratos-programa. Los centros que quieran acceder a uno de los programas para combatir el fracaso escolar tanto autonómicos (Integra, Èxit, etcétera) o los estatales como el PASE tendrán que elaborar su propio “plan de acción”, especificar sus objetivos y pasar una evaluación por parte de la Dirección General de Calidad Educativa.

Planes de refuerzo. Otra modalidad a la que podrán acogerse los centros es trasladar la formación fuera del horario lectivo a dos periodos: abril y mayo o junio y julio. Si los docentes realizan esta tarea en los últimos meses del curso se les reconocerán 100 créditos, en forma de sexenios por formación.

Financiación. Frente a los centros seleccionados, la Administración adquiere el compromiso de dotar a los centros de recursos humanos y económicos complementarios. Las cantidades serán con cargo a una línea presupuestaria del ejercicio 2012 y a otra del Ministerio de Educación.

Profesorado. A los docentes de los centros seleccionados para participar en los planes para combatir el fracaso escolar se les reconocerán 60 horas lectivas por cada curso escolar. La acreditación de esta formación permanente tendrá efecto en el complemento retributivo relacionado que reconoce la formación: los sexenios.

Obstáculos. El Consell aprobó el 5 de enero un decreto de medidas de ajuste que reduce en 258 millones el capítulo de personal de la Generalitat, al rebajar el complemento de los sexenios a la mitad durante dos años. Los funcionarios docentes pierden entre 300 euros y 3.000 al año.

Más información