Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP tumba en el Congreso que el eje mediterráneo sea prioritario

La ministra promete a los empresarios hablar en abril de plazos y financiación.

Ferrmed lamenta la política del “café para todos” del Gobierno

El PP valenciano ignora la votación y aplaude al Ejecutivo

Empresarios valencianos reunidos con la consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig, y la ministra de Fomento, Ana Pastor, en Madrid.
Empresarios valencianos reunidos con la consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig, y la ministra de Fomento, Ana Pastor, en Madrid.

La “ambigüedad” del Gobierno central en su apoyo al corredor ferroviario del mediterráneo, denunciada en los últimos días por los empresarios valencianos tras el apoyo explícito de la ministra de Fomento, Ana Pastor, al eje central de acceso a Europa a través de un túnel bajo los Pirineos en Huesca, se vio este jueves escenificada en el Congreso de los Diputados. El pleno de la Cámara Baja tumbó con los votos en contra del Partido Popular (PP) y PNV, y la abstención de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), una moción de CiU en la que se defendía la “prioridad” de la línea ferroviaria por la costa, desde Algeciras hasta la frontera con Francia.

Mientras esto ocurría, una representación de empresarios valencianos a favor del corredor, acompañados por la consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig, se reunían con Pastor para explicarle las bondades del proyecto. En el encuentro, la ministra les manifestó su apoyo total al corredor y prometió que en la segunda quincena de abril viajará a Valencia para hablar del proyecto, de los plazos y de la financiación. “No me preocupa en absoluto, lo del Congreso es política”, aseguró Federico Félix, presidente de la Fundación ProAVE, “venimos de ver a la ministra y hemos tenido un apoyo extraordinario”.

En el Congreso, el portavoz de Fomento de CiU, Pere Macias, defendió que con una reducción de la inversión pública del 40% en 2012, “aún es más necesario ordenar las inversiones y priorizar los proyectos”.

“La triste realidad es que el Gobierno español actual sigue la misma línea que el Gobierno anterior: café para todos”, apuntó por su parte Joan Amorós, secretario general del lobby en defensa del eje litoral Ferrmed. “Pero creo que no hay que preocuparse en el fondo, porque con recursos tan escasos como los actuales, se acabará imponiendo el sentido común y apostando por el corredor mediterráneo”, señaló Amorós.

Para la ministra de Fomento es "una prioridad", pero no "la prioridad"

Así, defiende que es el único eje que conecta con los puertos con posibilidad de captar el mayor tráfico mundial de mercancías. “Al final, la Comisión Europea les hará entrar en razón. Comprendo que todos queremos un tren en la puerta de casa, pero debe haber un calendario. Ir en contra del corredor ferroviario mediterráneo es ir en contra de la economía española”, advirtió.

Tras años de análisis y discusiones, Bruselas incorporó en octubre pasado dos grandes ejes ferroviarios españoles como integrantes de dos de los diez grandes corredores de la red básica europea de transporte ferroviario de mercancías. Se trata del conocido en España como corredor mediterráneo, el defendido por la Generalitat y por los empresarios valencianos, y del Atlántico (desde Portugal a Francia por Valladolid y Vitoria).

Desde el PP, que tumbó junto al PNV la propuesta de CiU, se explicó que la intención era llegar a un consenso para decir que el corredor es prioritario pero sin restar importancia al resto de ejes. Una intención, a primera vista equidistante de todos ellos, pero que fuerza el significado de la palabra prioridad: “Anterioridad de algo respecto de otra cosa, en tiempo o en orden”. El PNV se opuso a la moción porque quiere que los dos ejes se sitúen “en pie de igualdad”.

Las contradicciones parecen ser una constante en los discursos de Pastor. Para ella, el corredor mediterráneo es una “prioridad”. Pero no es “la prioridad”, sino una, entre tantas otras, según se extrae del Congreso. Pastor se niega a apostar por un eje ferroviario, insiste en que hay que acometerlos todos.

Es una incógnita cuánto tiempo podrá sostener el doble discurso. Sobre todo teniendo en cuenta que las comunidades que más tienen que perder si no sale adelante la inversión mediterránea son la Comunidad Valenciana y Murcia, ambas en manos del PP.

Isabel Bonig, por boca del PP valenciano, insistió ayer en que Fomento ha dado su “apoyo incondicional” al proyecto del tercer carril del corredor y que la propia Pastor presentará en abril los detalles de los plazos y la financiación del proyecto impulsado por el presidente Alberto Fabra. También la delegada del Gobierno en Valencia, Paula Sánchez de León, ignoró la votación, y aplaudió “el compromiso” del Ejecutivo con las “infraestructuras prioritarias” para la Comunidad Valenciana.

Empresarios valencianos reunidos ayer con la consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig, y la ministra de fomento, Ana Pastor, en Madrid.

 

Patronal contenta, oposición decepcionada

F. S.

Tras su reunión en Madrid con la ministra Ana Pastor, ya de vuelta en un tren de alta velocidad, el presidente de la Fundación ProAVE, Federico Félix, explicitó la satisfacción que reinaba en la pequeña delegación de empresarios (también estaban el presidente de AVE, Vicente Boluda, y el del puerto de Valencia, Rafael Aznar) por el apoyo del Gobierno a su propuesta. “Le hemos pedido que ese corredor se vaya poniendo en uso por tramos a la vez que se ejecuta para que el retorno económico sea más rápido”, explicó este jueves Félix. Los empresarios valencianos expusieron a Pastor que con una inversión de 1.240 millones se puede implantar un tercer carril (en ancho europeo) que comunique los puertos de Tarragona, Castellón, Valencia y Alicante con Europa. “La ministra nos ha dicho que para ella el eje tiene prioridad”, aseguró Félix, “y que en abril vendrá a Valencia a hablar de tres cosas: del proyecto, de los plazos y de la financiación”. En ese clima, los empresarios obviaron el voto del PP que tumbó una moción sobre el Corredor Mediterráneo.

Y frente a la satisfacción de los representantes de la patronal, la oposición sí mostró su decepción por la postura del PP.

El diputado en el Congreso, miembro de la Comisión de Fomento y alcalde de Morella, Ximo Puig, aseguró que el voto del PP “confirma” al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como la “principal amenaza” que tiene esta infraestructura, “porque demuestra el nulo interés del nuevo Gobierno por este eje”.

“En momentos tan difíciles como los que vivimos”, añadió Puig, “es absolutamente imprescindible priorizar y, en base a ese criterio, el Gobierno debe ser firme a la hora de confirmar como prioritario el Corredor Mediterráneo que, solo en el caso de la provincia de Castelló, supondría una inversión de 5.000 millones de euros y la creación de 22.000 puestos de trabajo”.

Y Francesc Signes, portavoz socialista de Infraestructuras en las Cortas manifestó que el voto del PP “demuestra no solo que Fabra no tiene peso en el PP, sino que su presidencia es nociva para la Comunitat por sus continuos silencios ante los ataques a los intereses valencianos”. Signes también calificó el encuentro entre Bonig y Pastor como una “auténtica farsa”, pues mientras el PP votaba en contra de priorizar el eje.

Más información