Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerrero pide su libertad después de que su exchófer declare ante la juez Alaya

El ex director general de Trabajo alega que su anterior conductor sería el último imputado al que podría presionar, razón que alegó la magistrada para encarcelarle

El ex director general de Trabajo, Javier Guerrero, (izquierda), junto a su abogado Fernando de Pablo. Ampliar foto
El ex director general de Trabajo, Javier Guerrero, (izquierda), junto a su abogado Fernando de Pablo.

El abogado de Javier Guerrero, ex director general de Trabajo de la Junta en prisión preventiva desde el pasado sábado por los ERE fraudulentos, ha pedido su libertad desde el próximo miércoles tras la declaración de su exchófer Juan Francisco Trujillo. Este afirmó ante la policía que ambos se gastaron parte de 900.000 euros otorgados en dos subvenciones en cocaína y copas.

El letrado Fernando de Pablo alega ante la juez del caso, Mercedes Alaya, que Trujillo es la única persona que podría ser presionado por Guerrero, una de las causas por la que la magistrada encarceló al ex director general, además del riesgo de fuga. “Guerrero lo ha contado todo en su declaración” y ya solo quedan por aclarar “expedientes sueltos, de perfil bajo, en los que no puede presionar a nadie”, dijo De Pablo, que rechaza el riesgo de fuga porque Guerrero pidió el reingreso como funcionario en la Junta. Mientras, ayer estaba previsto el traslado interno de Guerrero en la cárcel desde el módulo de presos preventivos al de respeto.