Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EU y los vecinos llevarán la descarga de azufre en el puerto de Alicante ante la UE

Los vecinos acompañarán su denuncia de todas las firmas que recojan la semana próxima

El puerto asegura que la actividad se desarrolla con todas las garantías de seguridad

Una imagen de la manipulación de azufre en el puerto de Alicante
Una imagen de la manipulación de azufre en el puerto de Alicante

La carga y descarga de azufre en el muelle 17 del puerto de Alicante está alarmando a los vecinos de la zona. El grupo municipal EU va a dirigirse por escrito a la Unión Europea para preguntarle por una actividad que no consideran inocua. Los vecinos de Gran Vía Sur también han anunciado su intención de empezar la semana próxima una recogida de firmas que elevarán junto con una queja sobre esta actividad ante el comité de peticiones del Parlamento Europeo, según ha explicado su presidente, Manuel Alcón.

"Nos oponemos a la carga y descarga de azufre, igual que nos oponemos a la de clínker y carbón,en tanto en cuanto no vayan acompañadas de medidas correctoras oportunas que la Consejería de Infraestructuras nos remitió en su día", esgrime Alcón. El representante vecinal denuncia que el puerto de Alicante solo ha puesto en marcha algunas de las medidas que la Consejería anunció en su momento para frenar el impacto de la actividad de carga y descarga en el puerto en la zona de viviendas del frente portuario. Y menciona especialmente la instalación de tolvas, que evitarían que el polvo que genera la carga y descarga llegue a las casas.

El puerto niega la mayor. Un portavoz de la Autoridad Portuaria de Alicante destaca que la carga de azufre se está realizando desde el primer momento bajo la supervisión del Seprona. El azufre, puntualizan, está en forma de galletas que evitan el polvo y además, el puerto ha aplicado las suficientes medidas para eliminar riesgos y minimizar el impacto de esta actividad.

El portavoz de EU en el Ayuntamiento de Alicante, Miguel Ángel Pavón, denuncia la absoluta "pasividad" tanto del Consistorio como de la Generalitat y del Gobierno y asegura que es esta actitud la que le lleva a plantear esta situación ante la UE. La formación de izquierdas también critica algunas de las medidas correctoras instaladas, en concreto las "prácticamente inútiles pantallas cortavientos que la Autoridad Portuaria instaló para mitigar el problema despilfarrando casi 900.000 euros cofinanciados por los fondos FEDER”, pese a las cuales la actividad portuaria continúa generando una importante contaminación atmosférica con graves consecuencias sanitarias y ambientales sobre los vecinos y el entorno, afectándose incluso a centros escolares como el nuevo colegio público Benalúa.