Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
fotografía

La guerra y la paz a través de 66 imágenes

33 fotoperiodistas eligen dos obras de su archivo personal para una muestra sobre los conflictos bélicos que se inaugurará el próximo día 23 en Gernika

Aranda posa en el Bizkaia Aretoa antes de la presentación.
Aranda posa en el Bizkaia Aretoa antes de la presentación.

El fotógrafo Samuel Aranda (Barcelona, 1979), ganador del premio World Press Photo, el más prestigioso del mundo en fotoperiodismo, ha participado esta mañana en la presentación en Bilbao de la exposición fotográfica Guerra y Paz: una visión personal, enmarcada en el proyecto 2012 Euskadi, año de las culturas por la paz y la libertad, ideado por el Ejecutivo para conmemorar el 75º aniversario del bombardeo de Gernika. Al acto también han acudido el viceconsejero de Cultura, Antonio Rivera, y el comisario de la exposición, Paco Valderrama.

La muestra se inaugurará en Gernika el 23 de marzo. Más adelante se podrá contemplar también en San Sebastián, Bilbao, Eibar y Vitoria. La exposición estará compuesta por 66 instantáneas de 33 reporteros de guerra de prestigio, entre ellos Aranda. Cada uno ha elegido de su álbum personal dos imágenes, una que simbolice la paz y otra que represente la guerra.

En el caso de Aranda, la instantánea que ha escogido para retratar la guerra es la que obtuvo el premio World Press Photo de este año, tomada en Yemen en octubre pasado. En ella, una madre con niqab (velo islámico) abraza a su hijo herido mientras espera a que los médicos le atiendan. Hay quien encuentra en la imagen muchas similitudes con La Piedad de Miguel Ángel.

“Me llamó la atención que ella estaba muy entera, con mucha fortaleza. Cuando la hice no pensé que fuera tan especial. El primero que me dijo era una foto diferente fue mi editor del New York Times. Por desgracia, los profesionales estamos demasiado acostumbrados a ver a mujeres llorando en el mundo árabe”, ha indicado Aranda a EL PAÍS.

Valderrama ha explicado que ha sido más difícil para los reporteros ilustrar la paz que la guerra. "Muchos han optado por la ironía, la parodia bélica, los paisajes y las escenas de carácter íntimo", ha apuntado.

Más información