Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere la escritora Teresa Pàmies a los 92 años en Granada

Mujer de López Raimundo y madre de Sergi Pàmies, escribió novelas, dietarios y reportajes

La escritora y periodista será enterrada en Balaguer, su ciudad natal

La escritora Teresa Pàmies, en una foto de archivo
La escritora Teresa Pàmies, en una foto de archivo

La escritora catalana Teresa Pàmies, nacida en Balaguer (Noguera) en 1919, ha muerto este martes a los 92 años en la ciudad de Granada, según han informado fuentes de la Institució de les Lletres Catalanes (ILLC). Con su muerte se produce la desaparición de uno de los últimos representantes de la generación de escritores del exilio y de intelectuales comprometidos con la democracia, las libertades y los derechos de la mujer.

Pàmies, con 17 años, fue dirigente de las juventudes Socialistas Unificadas de Cataluña (1937) y una de las fundadores de la Aliança Nacional de la Dona Jove (1937-1939), organización femenina de masas para ayudar a los combatientes en la Guerra Civil. Casada con Gregorio López Raimundo, que fue secretario general del PSUC, era madre del también escritor Sergi Pàmies y vivió en el exilio en Francia, más tarde en Cuba y la República Dominicana, y finalmente en México, donde fijó su residencia. Ingresó en la Universidad Femenina, donde estudió periodismo. En 1947 dejó México para ir a Belgrado, donde trabajó en la radio, labor que continuó en Radio Praga, donde fue redactora de las emisiones en castellano y catalán. Desde el exilio también colaboró en las revistas Serra d'Or y Oriflama. En 1971 volvió a Cataluña y se dedicó de lleno a la literatura. Obtuvo el premio Joan Estelrich con su novela Quam érem capitans.

Pàmies publicó novelas, dietarios, narrativa y reportajes. Comenzó mecanografiando los artículos que le dictaba su padre. Entre sus obras, una veintena de libros escritos la mayoría en catalán, siempre con un fondo autobiográfico, como testigo vivo de la Guerra Civil española y del exilio catalán, destacan Testament a Praga (1971), Quan érem capitans (1974), Va ploure tot el dia (1974), Gent del meu exili (1975), Una española llamada Dolores Ibárruri, escrita en castellano y publicada en México en 1975) y Jardí enfonsat (1992), entre otras.

En 1984 recibió la Creu de Sant Jordi de la Generalitat de Cataluña, la medalla de oro al mérito artístico del Ayuntamiento de Barcelona en el año 2000 y el Premi d'Honor de les Lletres Catalanes en el año 2001o el premio de Honor de las Letras Catalanas.

Su última obra la escribió en 2008, Informe al difunt, un libro homenaje a su marido Gregorio que había muerto en 2007.

Entre las primeras reacciones está la del presidente de la Generaliat, Artur Mas, que ha elogiado el compromiso de la escritora y la justicia social así como su actitud de resistencia ante la dictadura franquista y la desigualdad de la mujer. El consejero Cultura, Ferran Mascarell, ha lamentado su muerte, y ha recordado a Pàmies como una mujer total por haber abarcado todos los géneros. Tras destacar su compromiso "con los mejores valores", ha asegurado que "defendió un determinado progresismo con mucha convicción". "A Pàmies la sociedad catalana le debe la vindicación de los que lucharon contra el Franquismo, ya que a través de sus obras dio a conocer las visicitudes de varias generaciones de exiliados", ha remachado Mascarell. Por su parte, la portavoz de ICV-EUiA en el Parlament, Dolors Camats, ha afirmado que su fallecimiento deja a Cataluña "un poco más pobre y más huérfana de luchadoras como ella". Según Camats, Pàmies fue "mujer y una comunista comprometida desde su más tierna juventud", y ha loado que siempre luchó por su ideales tanto desde el país como desde el exilio.