Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Que no caigan en el olvido

Familiares de desaparecidos piden más apoyo y coordinación para resolver los casos

Cada año son denunciadas en España 14.000 ausencias, un 90% de las cuales se resuelve

Ruth Ortiz, madre de los niños desaparecidos en Córdoba, en el acto de homenaje organizado por InterSOS
Ruth Ortiz, madre de los niños desaparecidos en Córdoba, en el acto de homenaje organizado por InterSOS

El 10 de marzo de 2007, Yéremi Vargas, de siete años, jugaba con sus primos en un solar de la barriada de Llano de Polvo, en el municipio canario de Vecindario. A la hora del almuerzo se perdió su pista, y cinco años después aun no se sabe nada de él. La historia se repite con Cristina Bergua, una chica de 16 años que salió a pasear con su novio una tarde de domingo de marzo de 1997. Hacia las nueve de la noche decidió volver a su casa, en Cornellà de Llobregat (Barcelona), y el chico la dejó a mitad de camino. Desde aquel día, no hay rastro de la joven. En el caso de Yéremi, el pasado lunes la Guardia Civil reactivó al caso aportando nuevos datos, como la existencia de un vehículo Opel Corsa de color blanco que, según un testigo, realizaba “maniobras sospechosas” en el momento y el lugar en que se perdió la pista del niño. De Cristina Bergua, no hay ni siquiera indicios.

Desde 2010, y coincidiendo con la fecha de desaparición de la joven catalana, el 9 de marzo es el Día de la personas desaparecidas sin causa aparente. La asociación InterSOS, pionera en prestar ayuda a familias en esta situación, ha pedido hoy a las administraciones que no se olviden los casos y se continúe investigando el paradero de estas personas. Según datos de InterSOS, al año se presentan más de 14.000 denuncias por desaparición en toda España. “De esa cifra, se resuelve más del 90% de los casos, y damos cobijo al porcentaje restante”, afirma Flor Bellver, presidenta de la asociación. En un acto conmemorativo celebrado en Cornellà, y en el que han participado los periodistas Paco Lobatón y Rosa Badía, así como de Ruth Ortiz, madre de los niños onubenses desaparecidos en Córdoba el pasado 8 de octubre, se ha leído un manifiesto con los nombres de todas las personas que han formado parte de la asociación con la intención de reivindicar que los casos no caigan en el olvido.

“Actualmente prestamos atención jurídica y psicológica a 60 familias, y la cifra tiende a subir en los últimos años a medida que se nos conoce”, asegura Bellver. Los casos que ha tratado InterSOS “son historias largas, con una media de 10 años de duración” afirma la representante. Asimismo, y aunque la desaparición de personas se produce en todos los ámbitos sociales, existen cuatro perfiles más vulnerables: las personas mayores, los enfermos mentales, las mujeres víctimas de la violencia y los menores. A pesar de los datos de desapariciones anuales que ofrece InterSOS, su presidenta no se atreve a dar números concretos: “Es difícil obtenerlos porque dependen de muchos registros a nivel estatal; de la Guardia Civil, de la Policía Nacional o de los Mossos d’Esquadra”. Y al mismo tiempo añade que “hay desapariciones que se denuncian, y una vez resuelto no se retira el parte dado a las autoridades”.

En una comparecencia hecha antes del acto conmemorativo, acompañaron a Lobatón y a Bellver la madre de Cristina Bergua, Luisa Vera, y Esther Chaves, portavoz de la familia de los niños de Córdoba, que ocupó el lugar de la progenitora porque “a pesar de llevar todo el día fuerte, a última hora se ha derrumbado”. Ya en el acto, sí ha estado presente Ruth transmitiendo “la necesidad de trabajo común y de que todo el que pueda ayudar contacte con InterSOS o cualquier asociación”. La madre de Cristina Bergua, por su parte, ha reiterado su dolor porque “aunque el 9 de marzo sea el aniversario, todos los días son igual de tristes”.

Desde hace poco más de dos años existe una única base de datos de ADN, a la cual van a parar los resultados de análisis de restos humanos que obtiene la Policía de cada Comunidad autónoma. No obstante, InterSOS cree que son necesarias más medidas. “Necesitamos más vías de activación y más coordinación. Pedimos abogados especializados, psicólogos, interlocutores y policías específicos para personas desaparecidas. No se puede comparar este hecho con una denuncia por hurto. Y sería bueno que los Servicios Sociales asesoren”, exclama la presidenta. Paco Lobatón aprovechó el acto para destacar “el formidable trabajo que hacen instituciones con escasos recursos, pero la distancia de otras que sí los tienen”. Según el periodista, “es fundamental que se baje al nivel de las familias que viven una muerte tacaña que no deja lugar para el duelo”.

Al igual que Cristina Bergua, hasta 97 personas han sido nombradas en el acto conmemorativo. Mientras se leían sus nombres, los asistentes iban depositando claveles blancos bajo sus fotos. Juan Antonio Gómez Alarcón, desaparecido en 2010 en la Sierra de Mijas mientras hacía senderismo; Guillermo Cancho Alejo, de Burgos y de quien no se tiene rastro desde 2006; o Ana Eva Guasch Melis, desaparecida en Palma de Mallorca en 2001, son los nombres de algunos de ellos. Todos han sido recordados en el acto organizado por InterSOS para pedir que sean desaparecidos, pero no olvidados.