Los trabajadores de RTVV anuncian un apagón televisivo en la ‘cremà’

Los paros incluyen la ‘mascletà’ del 18 y también afectan a la Magdalena

'Cremà' de una de las fallas en la plaza Obispo Amigo, en 2011.
'Cremà' de una de las fallas en la plaza Obispo Amigo, en 2011. CARLES FRANCESC

Los trabajadores de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) han decidido manifestar su disgusto con el expediente de regulación de empleo (ERE) anunciado por la empresa en Fallas y la Magdalena. Y lo harán, mediante dos convocatorias de huelgas parciales, en dos de los momentos más importantes de las fiestas de Valencia, durante la mascletà del domingo día 18 de marzo, entre las 13.00 y las 15.00, y ya en el momento cumbre de los actos falleros, durante la cremà, con un apagón televisivo el lunes 19 de marzo entre las 22.00 y las 2.00. Estos dos cortes programados afectarán también a los eventos programados en las mismas horas en la Magdalena de Castellón, que este año coincide con la fiesta grande de Valencia.

Así lo comunicaron ayer los representantes del comité de empresa de RTVV, que aprobaron las protestas por unanimidad, incluso con los votos favorables del sindicato afín a la dirección de la empresa, la Unión Sindical Obrera (USO).

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, calentó el ánimo de los trabajadores con unas declaraciones en un coloquio organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección, en las que comparó la plantilla de RTVV con las de tres televisiones privadas: “Canal 9 tiene 1.800 trabajadores, más que Antena 3, Telecinco y Cuatro juntos, y estamos hablando de canales nacionales; esto no puede ser, no lo podemos pagar; no es que nos guste hacerlo, es que no nos queda más remedio, o no podremos atender otros servicios como la sanidad o la educación”.

Los días de los paros son festivos, por lo que no todos los empleados de RTVV tienen que trabajar. Por eso, el comité ha arbitrado ayudas: “Para compensar las pérdidas económicas de los trabajadores que realizan la huelga, habrá un fondo de solidaridad financiado con ayudas de los trabajadores que no puedan secundarla por ser días festivos”.

El comité dice que Canal 9

Antes de convocar los paros parciales, el comité de empresa envió a la Junta Central Fallera, a las juntas locales y a las comisiones falleras una carta en la que les explica sus reivindicaciones y asegura que la televisión y la radio autonómicas han hecho la mejor promoción posible de las Fallas. “Desde su nacimiento en el año 1989, Canal 9 y Ràdio 9 han dedicado la atención preferente que merecen nuestras tradiciones culturales y han contribuido, sobre todo con las retransmisiones e informaciones televisivas, a la difusión de las Fallas y a la creación de un magnífico archivo audiovisual sobre nuestra fiesta”, explican los trabajadores en su carta.

Tras explicar sus motivos, los trabajadores intentarán que la huelga se traduzca en un apagón televisivo en algunos de los puntos culminantes de las Fallas, aunque el evento de mayor duración, la Ofrenda, no se verá afectado. “Si el seguimiento es el esperado no se podrá hacer una cobertura tradicional de la mascletà y de la cremà”, aseguró ayer un miembro del comité. Los trabajadores temen que, como ha ocurrido en otras huelgas, la dirección de la empresa imponga unos servicios mínimos “abusivos”. Pero tampoco creen que la no emisión de esos eventos afecte al “servicio público de información a la ciudadanía”.

Mala fe de Fabra

Por otra parte, el comité también calificó de “mentira” las palabras de Fabra sobre la plantilla de RTVV. “Que alguien despistado lo diga está mal, pero que lo haga el presidente es de mala fe”. Y ofrecen sus datos: “Mediaset tiene más de 4.000 trabajadores”, aseguran sobre la empresa matriz de Telecinco, televisión que hace su programación “con gran parte de su plantilla subcontratada”. También criticaron que Fabra no quiera reunirse con los trabajadores.

Mientras, el despido de trabajadores parece cada vez más cerca. Así, la dirección de RTVV seleccionó la semana pasada al despacho Garrigues como la empresa encargada de gestionar el ERE. La oferta técnica de Garrigues, por un precio de 125.000 euros, se impuso en un concurso (licitado por 190.000), a las de PriceWaterhouse Coopers (112.500 euros) y Broseta (160.000). PriceWaterhouse fue la empresa que realizó por 180.000 euros un informe para la dirección de la empresa, que el director general, José López Jaraba, nunca ha querido enseñar ni a los trabajadores ni a la oposición.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción