Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente expedienta a Cádiz por cuatro pantallas LED

Las vallas vulneran la ley de Costas

Paseo Marítimo y Playa Victoria de Cádiz.
Paseo Marítimo y Playa Victoria de Cádiz.

La Junta de Andalucía ha decidido finalmente actuar contra la proliferación de pantallas que el Ayuntamiento de Cádiz (PP) ha repartido por toda la ciudad para divulgar información municipal y emitir publicidad. La Delegación de Medio Ambiente actúa contra tres de la veintena ya instaladas. Son las ubicadas en el Paseo Marítimo, frente a la playa Victoria. Según el Gobierno andaluz, las pantallas están localizadas en una zona de dominio público marítimo-terrestre, con lo que su instalación vulnera la actual ley de Costas.

Las pantallas, de 24 metros cuadrados con tecnología para facilitar su visibilidad a plena luz del día, proliferan y ha sido Medio Ambiente la primera administración en ponerle coto. Según detalló ayer, la delegada provincial, Silvia López, la Consejería ha abierto tres expedientes sancionadores por cada una instalada en los alrededores del hotel Playa Victoria y el cementerio. La norma recoge que las afecciones a la ley de Costas pueden conllevar sanciones. De hecho, la Junta propone multas de 26.000 euros en total y da un plazo de un mes para presentar alegaciones.

La Junta actúa cuando las pantallas llevan varios meses funcionando. “Hay quien puede pensar que se decide porque estamos en el momento en el que estamos. Pero es ahora cuando ha llegado el expediente y las normas están para cumplirlas”, argumenta la delegada. El Ayuntamiento tiene una visión muy distinta. En un comunicado, el equipo de gobierno del PP tacha la decisión de “persecución política” y anuncia que recurrirá la decisión. “Las pantallas no están dentro de la playa”, recuerda. El Gobierno andaluz también ha advertido de que debió pedir permiso a la Consejería de Medio Ambiente para esta instalación y no lo hizo.

Las vallas siempre han sido centro de polémica en Cádiz. Las tradicionales, con grandes carteles promocionales de la gestión del Ayuntamiento, provocaron enfrentamientos políticos y denuncias por su mantenimiento en época electoral. La conversión de esas vallas en pantallas LED tampoco ha gustado en la oposición, que consideraron un derroche que el Consistorio, en plena crisis, gastara 1,5 millones de instalar 25 grandes monitores por barrios de toda la ciudad. El PP siempre ha vendido que las pantallas no cuestan nada al Ayuntamiento porque se financian con la publicidad que emiten.