Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jerez privatiza la gestión del agua para captar fondos

El gobierno del PP aprueba la medida con el rechazo en bloque de la oposición

La alcaldesa de Jerez, María José García Pelayo, del Partido Popular.
La alcaldesa de Jerez, María José García Pelayo, del Partido Popular.

El Ayuntamiento de Jerez de la Frontera (Cádiz) aprobó ayer en pleno la privatización de la gestión del agua. El equipo de gobierno, del PP, tomó esta decisión con el rechazo en bloque de la oposición. Pasado este trámite, los populares dan vía libre para que una empresa privada se haga con el servicio de abastecimiento domiciliario, alcantarillado y tratamiento de aguas residuales en la ciudad a partir del mes de mayo.

Esta privatización enfrenta desde hace meses a gobierno y oposición. La alcaldesa María José García Pelayo (PP) justifica la decisión en la “búsqueda de recursos” para un ayuntamiento arruinado. La medida se ha aprobado con el fin de ingresar en caja durante 25 años entre 85 y 100 millones de euros para reducir deuda pública.

Desde el PSOE, Foro Ciudadano e Izquierda Unida denuncian que el consistorio se desprende “del único servicio rentable”; culpan al gobierno de no buscar alternativas a la deuda municipal y advierten de un encarecimiento del recibo y de un deterioro evidente de la calidad del servicio.

Los populares se han esmerado en los días previos a la celebración del pleno en difundir y aclarar que la empresa que se haga con el servicio deberá atenerse a un pliego de condiciones que obliga a “mantener la calidad del servicio, subrogar la plantilla de la empresa municipal y no encarecer la factura en los 25 años de concesión por encima del IPC”.

Desde la oposición sin embargo dudan de la validez de los pliegos de condiciones. En este punto, el concejal de Izquierda Unida, Joaquín del Valle, recuerda que en Barcelona la empresa que gestiona el agua está “despidiendo trabajadores” y que en Marbella y otros municipios el recibo “ha subido más de un 40%”. Los partidos de la oposición también dudan de que la empresa realice las inversiones necesarias para mantener la calidad del servicio.