Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
bizkaia

La familia del fallecido en el Puente Colgante denuncia alteración de pruebas

Los padres de Mikel Uriarte, el joven de 22 años fallecido en septiembre de 2010 en un accidente, presentarán una nueva querella criminal contra la empresa

La familia de Mikel Uriarte, el joven de 22 años fallecido el 8 de septiembre de 2010 en el Puente Colgante, tras precipitarse su coche por la barquilla a la ría, presentará una nueva querella criminal contra la empresa. En el escrito, al que ha tenido acceso EL PAÍS y que se presentará hoy en los Juzgados de Barakaldo, los padres del joven acusan a los responsables del transbordador de un delito de falsificación documental. Para la familia de Mikel Uriarte, el Puente Colgante “alteró el peritaje que realizó en octubre” días después del accidente para aclarar las causas reales del mismo y si se podía atribuir responsabilidad penal al transbordador. En la querella, de medio centenar de páginas, denuncian que tanto el perito, como los responsables del Puente Colgante y de la aseguradora que avaló dicho informe “falsearon los datos técnicos para alegar entre otras cosas que el coche de Mikel no disponía de neumáticos homologados y alteraron los valores con los que concluyeron que la velocidad con la que entró el joven fallecido a la barquilla era de 36 km/h”.

La familia de Mikel vuelve a tomar la iniciativa ante los Juzgados, año y medio después de que ocurrieran los hechos y cuando las diligencias, tras la presentación de pruebas y declaración de testigos, siguen en marcha en un sumario ya abierto. Ahora, complementarán esta nueva querella con la toma de declaración al perito que, según ellos, falseó los datos, a uno independiente y a los agentes de la Ertzaintza que realizaron su peritaje en enero de 2011. En dicho documento policial, al que ha tenido acceso este periódico, los agentes reflejaron que la velocidad media a la que iba Mikel Uriarte la madrugada del accidente cuando regresaba sólo de un viaje de Madrid y quiso cruzar la ría para ir a su casa, era de 12,85 km/h y no una velocidad excesiva como sostiene el Puente Colgante. En el informe de la Ertzaintza, testigos del accidente confirmaban además que “el suelo de la barquilla esa noche estaba muy resbaladizo tras la lluvia caída durante todo el día”.

Acusan que el Puente “alteró el peritaje que realizó en octubre”

En la querella que se presentará hoy, la familia de Mikel Uriarte vuelve a denunciar la actitud poco colaboradora con la investigación judicial por parte de los responsables del Puente Colgante. Ya en diciembre de 2010 y tras la primera denuncia presentada en el Juzgado de Instrucción número 1 de Baracaldo contra la empresa que lo gestiona, los padres del joven acusaron a sus gerentes de falsear pruebas “al cambiar de madrugada las barandillas de la barquilla del Puente y la potencia de los motores de las mismas antes de permitir a la familia realizar su peritaje en la zona”. De hecho, en abril del año pasado, la jueza encargada del caso tomó declaración al jefe de mantenimiento del Puente Colgante por este motivo y al testigo que grabó cómo operarios cambiaban de madrugada las barandillas. La jueza quería saber si, tal y como sostiene la familia, se falseó el lugar del accidente, aumentando la seguridad de la barquilla, antes de concluir los peritajes. La nueva querella se sumará a las pruebas aportadas por la acusación particular ejercida por la familia del fallecido. A los informes de la Ertzaintza se suma la prueba forense realizada al cadáver.