Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticulada la banda de aluniceros de El Piojo, a la que se imputan 50 delitos

Los seis detenidos se han apropiado de sustanciosos botines en los últimos cinco meses

Están acusados de robar 19 coches de alta gama en Fuencarral y han ingresado en prisión

Uno de los coches que sufrió daños en el concesionario de Fuencarral.
Uno de los coches que sufrió daños en el concesionario de Fuencarral.

La banda de Jonathan Moñiz Alcaide, alias El Piojo, de 25 años, dejará de cometer atracos y alunizajes durante un tiempo. Es lo que pretende el juez de guardia que ha ordenado el ingreso de este supuesto alunicero y de sus cinco compinches, tras ser detenidos por la Guardia Civil. Los agentes de Policía Judicial les imputan al menos 50 robos y atracos en los últimos cinco meses, en los que se han apropiado de sustanciosos botines.

El Piojo comenzó muy pronto en la actividad delictiva. De hecho, cuenta ya con 15 detenciones por parte de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía, además de ocho órdenes de búsqueda y captura. Su especialidad siempre ha sido la conducción, en la que se inició muy joven, alrededor de los siete años. Desde entonces se lo han ido rifando las distintas bandas de aluniceros y asaltantes de la región. Su mote, que le asignó su propia madre, alude a su baja estatura.

Cuando fue detenido por los agentes de Policía Judicial, estaba en el poblado chabolista de Ventorro de la Puñalá (Perales del Río, Getafe). Al ver a los agentes, salió corriendo por los tejados de las infraviviendas y se refugió en un falso techo hasta que fue arrestado. “Es una persona muy desconfiada que era capaz de meterse en una alcantarilla todo el tiempo que fuera necesario para no ser descubierto”, han destacado fuentes de la investigación.

Las pesquisas comenzaron en septiembre tras un atraco a un distribuidor de bebidas en el municipio de Valdemoro. La banda que lidera Moñiz Alcaide entró con un hacha y un bate de béisbol y tras golpear a una de las empleadas, se apropió de la recaudación (60.000 euros). Su frecuencia de robo era de tres o cuatro asaltos a la semana. Algunas veces actuaban por encargo. La Guardia Civil les imputa entre otros el alunizaje de la tienda de Loewe, en la Gran Vía, hace unos 10 días.

El grupo alternaba los asaltos en establecimientos con los robos en concesionarios de coches de lujo. Muchas veces despiezaban los vehículos que sustraían en una nave industrial que tenían alquilada en Aranjuez y desde allí los vendían como recambios. Entre los robos que se les imputa está el perpetrado en un almacén de Fuencarral, en la calle de la Isla de Java, donde se apropiaron de 19 turismos de alta gama. Gran parte de ellos fueron recuperados por el Cuerpo Nacional de Policía. De hecho, la Brigada de Policía Judicial también estaba detrás del Piojo, que intentó detenerlo hace unos días, pero escapó.

Las detenciones se produjeron el pasado martes. Falta por arrestar el número dos de la banda, apodado El Calambre. Los agentes han efectuado nueve registros domiciliarios, con las correspondientes órdenes judiciales, en Madrid, Aranjuez, Seseña (Toledo) y en el propio Ventorro. Allí han recuperado parte del material robado, así como joyas, 30 cascos de moto, una ballesta, una escopeta de aire comprimido, una pistola simulada y gran cantidad de herramientas, entre otros efectos. La Guardia Civil está estudiando su procedencia por si puede aumentar el número de delitos que se les imputan. También se ha recuperado una veintena de vehículos.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram