Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pacientes de Urgencias de A Coruña esperan 72 horas sentados

La conselleira basa en el ahorro su “compromiso” con la sanidad pública

A Coruña / Santiago de Compostela
Rocío Mosquera, ayer, en el hemiciclo.
Rocío Mosquera, ayer, en el hemiciclo.

El servicio de Urgencias del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña funciona desde el pasado fin de semana como "un almacén de enfermos", denunció ayer su personal. Colapsado, hasta 60 pacientes llegaron en algunos momentos, como el lunes, a concentrarse en los pasillos sentados durante horas o incluso días en simples sofás o en camillas. Las de ocho ambulancias fueron requisadas para paliar la falta de camas y obligaron a mantener temporalmente indisponibles los vehículos. La comisión de centros del hospital presentó ayer una denuncia por el grave deterioro de este servicio que atribuyen a "una falta de previsión y de medidas". Pero no hay respuesta de la gerencia.

“Hay pacientes que llevan en el servicio de Urgencias 72 horas sentados”, asegura el personal en su escrito. “Como siempre, dirán que es un problema puntual”, un colapso por el repunte de casos de gripe, “pero no es así”, aseguró Ángela Alvarado, representante del CSIF en el hospital coruñés. Relató que el pasado sábado, la tensión por la saturación del servicio originó "peleas" entre pacientes y personal sanitario.

“Es imposible realizar una correcta valoración de los pacientes, y si Urgencias sigue funcionando es por la profesionalidad del personal que trabaja en condiciones deplorables”, asegura en su denuncia la Comisión de Centros. “Es vergonzoso como están los pacientes, con una calidad asistencial tan mermada, no hay ni intimidad y las condiciones de atención e incluso de higiene y sanitarias son propias de un país tercermundista”, agregaron los representantes sindicales. En su escrito, el personal del hospital coruñés exigen medidas para resolver “de inmediato” esta situación. Proponen que se abran unidades en el otro hospital público de A Coruña y que se contrate a más personal además de ampliar los medios. En una concentración, ayer, ante el centro que congregó a medio millar de trabajadores, denunciaron que el deterioro es consecuencia de tres años de recortes sucesivos.

La tensión ya provocó peleas entre el personal y los enfermos

Mientras se suceden las denuncias por colapso de los servicios de urgencias hospitalarios, la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, deja clara su política de contención del gasto. El “verdadero compromiso” por la sanidad pública “se basa en la sostenibilidad, no en la carrera del gasto a toda costa que llevó a la deuda actual”, precisó en su comparecencia en el Parlamento . Mosquera apuesta por un “buen sistema sanitario que sea sostenible”, y entiende que para conseguirlo es necesaria “una gestión eficiente, ya que los recursos son cada vez más limitados”. La conselleira insistió, como ha hecho en todas sus declaraciones públicas hasta el momento, en la defensa de la sanidad pública, pero apostando por el ahorro aunque el único que mencionó (de 102 millones el año pasado y 3,4 en lo que va de 2012) fue el derivado del catálogo de fármacos y reconoció que con este ahorro “pagó a los proveedores”.

Su explicación hizo clamar a la diputada nacionalista Ana Luisa Bouza que Sanidade “incumple la ley”, que obliga a reinvertir, preferentemente, en atención primaria”. Mosquera apuesta por el ahorro y aunque en su intervención en la Cámara autonómica no mencionó el copago, sí expresó su opinión al respecto. “Todo lo que parece que no tiene coste, tiene una utilización no tan fácil”, sentenció la conselleira. En su opinión, una situación como la actual, con 15.000 millones de deuda en el sistema nacional de salud, “complica mucho la gestión y obliga a t tomar medidas".

Entre los objetivos de su gabinete para este año, la conselleira anunció que presentará en el Parlamento “en breve” un proyecto de ley para la libre elección de profesionales sanitarios (médicos y enfermeros) y de centros. El diputado socialisa Modesto Pose le recomendó olvidarse de la libertad de elección de hospital “que sale muy caro” y la conminó a “meterse” en la gestión de Povisa, que tiene “una de las esperas sanitarias más altas” de Galicia. Mosquera destacó de nuevo su compromiso con la "estabilización del personal" y aseguró que este año se realizará una “segunda oferta de empleo público” en lo que va de legislatura, que supondrá la “estabilización de más de 2.000 médicos”.