Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Àlex Rigola ofrece un ‘Coriolano’ para repensar la democracia

La obra, una de las menos populares de Shakespeare, se estrena en Salt y luego en el Lliure

Los actores de la obra 'Coriolano', de Shakespeare, dirigida por Rigola.
Los actores de la obra 'Coriolano', de Shakespeare, dirigida por Rigola.

El general romano cosido de cicatrices (27) Cayo Marcio, apodado Coriolano tras su brava toma de la ciudad de Corioles (“Fool-hardiness; not I”), no es un personaje simpático. “Exaspera tanto a los que tienen fe en las masas como a los que las desprecian”, escribió con su finura habitual Jan Kott en sus Apuntes sobre Shakespeare. Aunque se ha montado a menudo, con grandes actores, la obra que protagoniza el poco dúctil romano y lleva su nombre, Coriolano,nunca ha sido una de las más populares de Shakespeare y no tuvo éxito ni en tiempos de su autor. Àlex Rigola, atraído por la dimensión política de la pieza, la lleva a escena ahora y la estrenó anoche en el Teatre de Salt, donde se representará hasta el domingo para instalarse luego en el Lliure de Montjuïc del 8 de marzo al 15 de abril.

La de Rigola es una adaptación libre y sintética de la tragedia que ha recortado texto y ha reducido el reparto a ocho actores, encabezados por Joan Carreras. Apenas hay escenografía y los ciudadanos de Roma, a los que se interpela desde el escenario, son la propia platea. Héroe convertido en traidor a la patria por orgullo y despecho pasándose al enemigo volsco, Coriolano es un militar que ha rendido grandes servicios a su ciudad, pero que, contradictoriamente, desprecia al pueblo, fuente de su poder.

“La obra habla de la democracia y es muy oportuna en un momento en que nuestra sociedad parece cansada de ella y necesitada replanteársela”, señala Rigola, que se refiere al 15-M y todas las alarmas que ha hecho saltar la frustración y desilusión de la ciudadanía. Los límites de la democracia, personajes que la utilizan pervirtiéndola, como Berlusconi, el peligro de que situaciones como la actual desemboquen en un nuevo fascismo... Para Rigola esas cosas están en Coriolano. La ha montado con su estilo personal y en ella suena el Five years, de David Bowie. “I never thought I’d need so many people...”.