Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat bate el récord de multas lingüísticas con 226 sanciones en 2011

El Gobierno ingresa 126.000 euros por incumplimientos de las leyes que protegen el catalán

La aplicación del código, que obliga al etiquetaje en lengua catalana, motiva el aumento

Francesc Xavier Mena, consejero de Empresa y Empleo.
Francesc Xavier Mena, consejero de Empresa y Empleo.

La Generalitat batió en 2011 el récord de multas lingüísticas. El Gobierno de Convergència i Unió no ha frenado el ritmo sancionador del tripartito, y culminó su primer año de mandato, 2011, con 226 sanciones. Es la cifra más alta jamás impuesta, desde que la ley entró en vigor en 1998. Pese a que el Gobierno de Jordi Pujol nunca la aplicó, y las primeras sanciones se impusieron con el tripartito, el nuevo Ejecutivo de CiU ha seguido aplicando las leyes que protegen el catalán. El año pasado la Generalitat recaudó 176.100 euros, importe ligeramente inferior a la de 2010, 182.000 euros repartidos en 205 sanciones. El consejero de Empresa y Ocupación, Francesc Xavier Mena, ha informado de la cifra en respuesta a una interpelación parlamentaria del diputado de Solidaritat per la Independència Uriel Bertran. Según Mena, la Agencia Catalana de Consumo abrió un total de 6.552 actas por no rotular, no etiquetar o no informar adecuadamente en lengua catalana

El consejero no ha detallado qué concepto ha concentrado la mayoría de sanciones. Hasta 2010, la Generalitat solo multaba por no rotular en catalán. Pero la entrada en vigor este año del Código de Consumo, que obliga a los comercios a disponer de toda la información en catalán, ha ampliado el abanico de multas, que pueden ascender hasta un máximo de 10.000 euros. El diputado independentista ha lamentado que, pese al récord, CiU no ha puesto suficiente empeño sancionador. "Hay centenares de denuncias presentadas por los ciudadanos. El Gobinero de CiU está renunciando a que se cumplan las leyes vigentes y esto provoca que se conculquen los derechos lingüísticos de los consumidores catalanes", ha proclamado Bertran. El parlamentario ha aseverado que, de los 30 productos más consumidos en Cataluña, solo uno está etiquetado en catalán. 

En su argumentario, Bertran ha cargado duramente contra el Gobierno de CiU por incumplir "de forma flagrante" las dos únicas leyes que protegen al catalán. Estas normas no excluyen a ninguna lengua del comercio, pero si quieren garantizar una presencia mínima de la catalana en el etiquetaje y la información para el consumidor. El diputado también ha recordado que la protección lingüística no es exclusiva de la Generalitat, ya que en España hay 198 leyes que existen para proteger el español en el comercio. Según los últimos datos de la Agencia Catalana de Consumo, en 2010 se impusieron nueve multas por no etiquetar en castellano.