Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margulies, el gran coleccionista

Foto Colectania y la Fundación Suñol muestran uno de los fondos de fotografía más importantes del mundo

Untitled (Merchant's Row), verano (2003), de Gregory Crewdson.
Untitled (Merchant's Row), verano (2003), de Gregory Crewdson.

“Hago negocios para poder vivir el arte”. Esto es lo que responde el financiero y coleccionista estadounidense Martin Z. Margulies a quien le pregunta por su profesión. Lo contó ayer Katherine Hinds, la directora de su extraordinaria colección y de The Warehouse, el centro de exposiciones, que inauguró hace 13 años en Miami, en la presentación de La Morada del hombre, una exhibición que se celebra simultáneamente en la Fundación Foto Colectania y la Fundación Suñol de Barcelona, hasta el 16 de junio. La exposición reúne 165 obras, realizadas entre la primera década del siglo XX y 2006, por 50 artistas de primera fila, desde los grandes fotógrafos americanos de la posguerra, como Walker Evans, Dorothea Lange y Helen Levitt, pasando por los creadores de los años sesenta como Lee Friedlander, Ed Ruscha y Stephen Shore, hasta artistas contemporáneos en el apogeo de su carrera como Gillian Wearing, Andreas Gursky y Stan Douglas. El encargado de llevar a cabo la selección, buceando en una de las colecciones privadas de fotografía más importantes del mundo con más de 2.500 piezas, ha sido el célebre comisario Régis Durand, que plantea la exposición a partir de una reflexión sobre la relación entre el hombre y su entorno. “La he dividido en tres ámbitos, que ofrecen una amplia mirada sobre cómo el ser humano deja su huella en el mundo, cómo lo modifica y reconstruye y cómo la fotografía recoge este proceso”, explicó. Colectania acoge las primeras dos secciones, una dedicada a la arquitectura —“sobre lo que el hombre construye o sueña construir”— y la otra a la dimensión social del hombre y al impacto de sus acciones en la sociedad. Aquí, junto a los rostros de la Gran Depresión, se exhiben piezas asombrosas como una serie de maquetas inmortalizadas por un anónimo fotógrafo ruso en 1925, que revelan un extraordinario parecido con las líneas del Museo Guggenheim de Nueva York de Frank Gehry.

El recorrido continúa en la Fundación Suñol, donde se reúnen las obras que reflejan la inestabilidad de nuestro mundo, los cambios inesperados y los accidentes que caracterizan nuestra efímera presencia en la tierra, a través de artistas en su mayoría consolidados como Manuel Álvarez Bravo, Thomas Struth y Spencer Tunick, y también más emergentes, como Hannah Starkey y Jonathan Monk. La selección incluye una pequeña exhibición del acervo de vídeo de la colección que Margulies empezó a reunir hace más de 30 años.Margulis, que no pudo acudir a la inauguración por problemas de salud, empezó hace más de 30 años a reunir su colección, que ahora cuenta con más de 7.500 obras, la mayoría de nivel museístico, empezando por un Miró del año 1930.