Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Josep Ramoneda apela a la “pasión” para proyectar la cultura al exterior

Ciurana subraya que “la cultura suma”, en los Premios Ciutat de Barcelona

El exdirector del CCCB Josep Ramoneda, tras recoger el Premio Ciutat de Barcelona.
El exdirector del CCCB Josep Ramoneda, tras recoger el Premio Ciutat de Barcelona.

Los actos de recogida de premios sirven para que los galardonados expresen sus agradecimientos, pero sobre todo para que aprovechen su tribuna ante las autoridades para lanzar algún mensaje. Ayer, en la entrega de los Premios Ciutat de Barcelona, hubo dos de los premiados que destacaron en esta suerte. Fueron el galardonado con el Premio a la Proyección Internacional de Barcelona, el exdirector del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) Josep Ramoneda, y el periodista Jordi Évole, director de Salvados (La Sexta) que el pasado domingo consiguió su récord de audiencia con más 400.000 televidentes en su entrevista con Jaume Matas, expresidente balear. En el caso de Ramoneda, tras no ser renovado al frente del CCCB, había cierta expectación por conocer qué mensaje lanzaría al alcalde Xavier Trias y a los responsables de la política cultural de CiU. Ramoneda, después de agradecer el apoyo del equipo del CCCB, apuntó que “esto de la proyección internacional es más sencillo de lo que parece”. Y dio las claves de la receta para que las apuntaran los responsables políticos e institucionales: “Es cuestión de ganas, de pasión”.

El ex director del CCCB señaló que “las culturas están hechas de personas, que piensan y que desean”. Es más, según Ramoneda, “cuanto más se viaja al exterior, más se da cuenta uno de la joya que es Barcelona: ¡cuídenla!”, remató.

Anteriormente, el concejal de Cultura, Jaume Ciurana, apuntó que “la cultura suma” y que Barcelona debe ejercer de capital de “una cultura que no tiene un Estado detrás” y que sigue viviendo gracias al esfuerzo de la sociedad civil, y recordó el 50º aniversario de Cavall Fort, Òmnium Cultural y Els Setze Jutges. Ciurana también hizo hincapié en que 2012 será un año en el que el Ayuntamiento de Barcelona homenajeará la figura del gran escritor y editor Joan Sales, con motivo del centenario de su nacimiento.

Otro de los grandes protagonistas del acto fue el periodista Jordi Évole. El popular comunicador volvió a azotar a políticos e instituciones sin despeinarse. “No vengo a criticar los recortes porque ya se hizo la semana pasada en los Premios Gaudí y tampoco quiero hacer enfadar al consejero \[en referencia a Ferran Mascarell\]“, espetó Évole. Dijo recoger con gusto este premio y rememoró su juventud en Cornellà y lo importante que era para él y sus compañeros de fatigas visitar Barcelona. “Este premio nos hace grandes”, sostuvo. Y aprovechó el final de su discurso para volver a disparar contra la clase política: “Veo que no hay dinero para escoles bressol, pero sí para dar premios, ¡qué bien!”, remachó Évole.

Y antes de retirarse, Jordi Évole quiso dedicar su premio a Pasqual Maragall, exalcalde y expresidente de la Generalitat, presente en el Saló de Cent, porque “él representa Barcelona”. Maragall no dudó en responder al afecto de Évole con un sentido saludo.

Entre los galardonados de los Premios Ciutat de Barcelona de esta edición destacan el escritor Ignacio Martínez de Pisón, el bailarín Thomas Noone, el artista Perejaume, la Cobla Sant Jordi, la cervecera catalana Moritz y el director teatral Oriol Broggi, entre otros. El presidente del comité ejecutivo del Consejo de Cultura de Barcelona, Antonio Monegal, recordó que uno de los premiados de la edición anterior, el director Calixto Bieito, dijo que “la cultura es la educación de los adultos”.

Además de este aviso en plena crisis, Monegal aseguró sentir “preocupación” por el hecho de que “haya quien diga que la cultura no debe verse afectada por los cambios políticos” porque, bajo su punto de vista, eso significaría que “la cultura vive en una torre de marfil”.