Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La corriente de Beiras rompe definitivamente con el BNG

La escisión de Encontro Irmandiño puede abrir paso a la creación de un nuevo partido

Xosé Manuel Beiras ha dicho adiós esta tarde al BNG en una decisión histórica que dejará una profunda huella en la política gallega. La asamblea del Encontro Irmandiño, que él lidera y que comenzó a las cuatro de esta tarde en el Palacio de Congresos de Santiago, certificó la ruptura con la formación dominada por la UPG. "Ahora hay que escuchar a la militancia", aseguró Beiras a su llegada al encuentro. Y la militancia fue unánime: la decisión de romper el Bloque se tomó por aclamación.

A la asamblea asistieron unas 700 personas, ya que la reunión era abierta a cualquier representante de los otros sectores del nacionalismo. De hecho, entre los presentes se encontraba el líder de la principal corriente crítica del Bloque, Carlos Aymerich, de Máis Galizia, hasta la pasada semana portavoz parlamentario de la formación. Aymerich arrancó fuertes aplausos de los miembros del Encontro Irmandiño. También ha estado presente en la asamblea la exconselleira de Vivenda en el bipartito de la Xunta Teresa Táboas, quien la pasada semana renunció a su escaño en el Parlamento gallego al entender que se han frustrado sus deseos de reorientar la estrategia del frente nacionalista.

La decisión tomada esta tarde supone la más importante escisión en los casi 30 años de historia del  BNG. El proceso es resultado de las heridas abiertas en la última asamblea nacionalista, celebrada el último fin de semana de enero, en la que Beiras y Carlos Aymerych, aliados para la ocasión,  perdieron contra el sector mayoritario, promovido por la UPG, que se impuso con el tándem formado por Guillerme Vázquez y Francisco Jorquera, portavoz nacional y candidato a la Xunta respectivamente. Se abre ahora la posibilidad de que los escindidos articulen un nuevo partido. La asamblea de Mais Galiza decidirá su postura el próximo 11 de marzo. Algunos colectivos de este sector, como sus juventudes, ya se han pronunciado abiertamente por abandonar el frente. Y algunos de sus miembros ya se han dado de baja, como el exsenador Xosé Manuel Pérez Bouza y el alcalde de Arbo (Pontevedra), Xavier Simón.

La salida del Encontro Irmandiño es relevante no tanto desde el punto de vista numérico -tiene unos 300 integrantes- como del simbólico. Xosé Manuel Beiras es un referente intelectual y político del nacionalismo gallego desde hace medio siglo, y fue uno de los fundadores del BNG en 1982. Con él como líder, la organización nacionalista logró los mejores resultados de su historia. En las elecciones autonómicas de 1997 incluso logró superar al PSdeG y erigirse en segunda fuerza política.

Al margen de Beiras, su principal cargo público es el alcalde de Teo, Martiño Noriega, quien esta tarde arrancó un gran aplauso en la asamblea del Encontro Irmandiño al proclamar: "Hay que comenzar un nuevo camino fuera del BNG". Noriega ha asegurado que "hoy es un día en el que duele el corazón", pero también es una jornada "para la esperanza".

El joven político nacionalista ha recordado que el mandato del Encontro Irmandiño en su asamblea constitutiva fue el de "refundar y regenerar", ante lo que ha concluido: "Fracasamos", según informa Europa Press. Tanto Beiras como Noriega eran desde la asamblea de hace 15 días miembros de la ejecutiva del BNG.