Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe cuestiona las cuentas de la Fundación de la Complutense

La Cámara de Cuentas señala un sobrecoste de 11,5 millones en un residencial

La universidad inició el proyecto de construcción de 384 viviendas para docentes en 1991

El exrector Carlos Berzosa asegura que el desfase se ha cubierto con fondos privados

La Cámara de Cuentas ha dedicado un nuevo informe a la Fundación General de la Universidad Complutense de Madrid que revisa la gestión de 2009 y 20100, años de gestión del exrector Carlos Berzosa, que abandonó el cargo en 2011. Según la Cámara, no se ha aportado documentación suficiente del contrato de construcción de 384 viviendas en Somosaguas (Pozuelo de Alarcón), en la que la fundación actuó como promotora.

El informe subraya un desfase de 11,5 millones de euros entre el precio cerrado de la construcción en 2009 (61 millones) y la última revisión de octubre de 2008 (49,5 millones). Y acusa a la fundación de “carecer de un sistema de control interno de regularidad y eficiencia”.

El exrector Carlos Berzosa ha asegurado a EL PAÍS que envió alegaciones al informe “que no se han tenido en cuenta”. Señala que el sobrecoste se financió con fondos privados de los adjudicatarios de las viviendas. Y cita algunas razones para el incremento de precio como adaptar las viviendas a nuevas normativas de seguridad, financiar el acceso a la urbanización o el ajuste del IPC.

Berzosa acudió a la Asamblea de Madrid hace un año para dar explicaciones sobre la construcción de las viviendas, adjudicadas el pasado agosto. Entonces, como ahora, recordó que “el embolado de los pisos” se inició antes de que él llegara al cargo en 2003. En 1991, con Gustavo Villapalos al frente de la universidad, se decidió construir un complejo residencial para docentes y personal de administración y servicios. Berzosa acudió al Parlamento regional después de que otro informe de la Cámara, de 2008, señalara irregularidades como que la fundación promoviera las viviendas modificando sus estatutos. Consideró que los concursos de adjudicación no se hicieron con criterios transparentes. El exrector asegura que han vuelto a pedir su comparecencia. “Ya estoy fuera, pero si hace falta, iré”.

La Universidad Complutense, que ahora dirige el rector José Carrillo, asegura en un comunicado que  "han tomado y seguirán tomando las medidas oportunas" para solucionar los problemas detectados por la Cámara. En un comunicado, añaden que  la dirección de la Fundación "ha actuado con la máxima transparencia", suministrando a la Cámara de Cuentas todos los datos de que ha dispuesto, y que "seguirá haciendo el máximo esfuerzo de transparencia" para mejorar su gestión.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram