Zabaleta no se siente "perdedora" tras el congreso del PSOE

La consejera de Empleo fue el único miembro del Gobierno vasco que se decantó públicamente por Carme Chacón

La consejera de Empleo y Asuntos Sociales, Gemma Zabaleta, el único miembro del Ejecutivo vasco que había apostado abiertamente por la candidatura de Carme Chacón a la secretaría general del PSOE, no se siente debilitada tras la derrota. Preguntada por los medios en los pasillos del Parlamento sobre esta cuestión, la responsable de Asuntos Sociales ha señalado que “nunca nadie tiene una posición perdedora cuando dice lo que piensa”.

Horas antes, el propio lehendakari y ahora responsable de Relaciones Políticas de la nueva Ejecutiva socialista, Patxi López, señalaba en una entrevista radiofónica que la consejera no “sufrirá” las consecuencias de haberse decantado por Chacón: “En el PSE quien opina diferente no es un disidente, es alguien que intenta aportar desde su punto de vista para enriquecer el partido”, ha reseñado.

Zabaleta ha señalado que ha actuado con “honestidad” y con “lealtad” y ha rechazado la opinión de quien puede entender su posición “como una indisciplina”. “Yo quiero un partido libre”, ha incidido para después recordar que su postura está alineada con el “48% [de los delegados], no lo olvidemos nunca”. La consejera ha añadido que estas situaciones se deben abordar “desde la unidad pero sin renunciar nunca a lo que uno piensa”

De cara al futuro, la responsable de Empleo ha señalado que “ahora [al PSOE] le toca hablar menos de sí mismo y hablar más de lo que necesita la sociedad”, así como trabajar por la “reconciliación con el electorado que ha dejado de votar”. Preguntada sobre si sería más difícil dicha reconciliación con Rubalcaba que con Chacón, Zabaleta ha señalado que ese ejercicio es “un imperativo” tanto si hubiese salido ganadora la candidata como el actual secretario general de los socialistas. Para lograr esa cercanía, ha abogado por impulsar “políticas distintas para resolver la crisis”.

La consejera no ha querido referirse al fin de un proyecto impulsado por ella, el de las haur-etxeak que no seguirá adelante más allá de 2012 después de que el Departamento de Educación mostrara su rechazo. “Estamos todos absolutamente unidos”, ha sentenciado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS