Reino Unido alertó del brote de Calp a toda su red sanitaria el 20 de enero

Los primeros casos de legionela en Calp se detectaron en diciembre Sanidad calló y los consideró aislados hasta que hubo más el mes pasado

Una turista abandona el hotel de Calp donde se ha detectado el brote de legionela.
Una turista abandona el hotel de Calp donde se ha detectado el brote de legionela.RUBÉN FRANCÉS (EFE)

Los primeros casos de legionela en Calp (Alicante) se detectaron los días 14 y 27 de diciembre del año pasado; pero la Consejería de Sanidad ocultó la información por entender que se trataba de hechos aislados. Solo cuando el brote estalló en enero afectando a 15 personas, tres de las cuales han fallecido, se dio la voz de alarma. El consejero Luis Rosado admitió este viernes tras el pleno del Gobierno valenciano que su departamento tenía constancia de que el primer contagio se produjo el 14 de diciembre y el segundo el 27 de ese mismo mes. La mayoría de los enfermos son turistas británicos que se alojaban en el hotel Diamante Beach a los que hay que sumar algunos empleados que hicieron trabajos para el hotel.

El silencio oficial sobre la existencia de enfermos con neumonía por legionela duró hasta el pasado jueves, cuando Sanidad reconoció la existencia de seis afectados. Sin embargo, el número de contagiados aumentaba desde el 12 de enero. “Hasta entonces no existían suficientes evidencias epidemiológicas para hablar de brote”, explican fuentes de la consejería.

Más rápidas fueron las autoridades británicas, que el pasado 20 de febrero ya comunicaron a toda su red sanitaria la detección, entonces, de cuatro casos confirmados, un quinto posible y otros 16 bajo investigación. En la misiva, el responsable médico, Michael McBride asegura que la Red Europea de Vigilancia de la enfermedad de la legionela ha sido informada del brote.

Los afectados son 11 turistas británicos y cuatro españoles. De ellos, ocho son hombres y siete mujeres, y sus edades se encuentran entre los 44 y los 88 años. El último caso es el de una mujer británica de 74 años. A última hora del viernes aún permanecían ingresadas tres personas en el hospital Clínica Benidorm. Su estado es estable y responden a la medicación, según fuentes sanitarias. Uno de los ingresados es un médico de más de 70 años que fue llamado por el hotel cuando se detectaron los primeros casos. Entre los afectados también hay un español, de unos 40 años, que pulió el vestíbulo del hotel.

El hotel donde está el foco de la legionela fue desalojado ayer

Rosado explicó que a medida que se fueron acumulando casos, los especialistas de salud pública acudieron al hotel. Comprobaron que los últimos análisis del agua, del 25 de noviembre, no habían detectado concentraciones peligrosas de la bacteria. Nuevos análisis practicados los días 12 y el 19 de enero también resultaron negativos, según añadió Rosado. Sin embargo, en 32 muestras obtenidas el 30 de enero, los análisis fueron positivos en 14 de ellas. Entonces se tomó la decisión de cerrar el hotel, mes y medio después del primer caso.

De las tres víctimas mortales, todos ellos británicos, dos murieron en el hotel en el que se alojaban. Sanidad explicó ayer que ambos formaban parte del grupo que el 16 de enero fue trasladado a otro hotel (SH Ifach) a instancias del operador turístico organizador del viaje. El motivo fue la sospecha de que el Diamante Beach podía ser el foco del contagio. Ese mismo día se procedió a limpiar y desinfectar las instalaciones.

Tras la mudanza, en el nuevo hotel fallecieron dos turistas, los días 26 y el 31 de enero. Pero no se informó de su muerte hasta el jueves. ¿Por qué se tardó tanto? Fuentes de la Consejería de Sanidad señalan que hasta el jueves pasado no tuvieron los resultados de las autopsias que confirmaron que las patologías de base que padecían los fallecidos se complicaron a causa de la pulmonía que les provocó la bacteria.

El diputado de EU Lluís Torró

Las conclusiones de los análisis forenses se dieron a conocer el jueves, junto con la muerte de la tercera víctima, que falleció en la unidad de cuidados intensivos de Clínica Benidorm. Ese mismo día, cuando emergió la dimensión del brote, se notificó el “cierre progresivo del hotel”. Pero, a pesar de ello, esa noche el hotel funcionó con normalidad. No fue hasta la mañana del viernes cuando empezó el traslado de los clientes a otro hotel de la cadena, ubicado a escasos metros.

El diputado y portavoz adjunto de EU en las Cortes Valencianas, Lluís Torró, acusó a Sanidad de “opacidad”. “Con la excusa de no alarmar a la población, se está ocultando información relevante desde el punto de vista epidemiológico y que puede afectar a la población”. El diputado apuntó que “en estos casos se suele aplicar una política de transparencia para que la gente pueda tomar las medidas de prevención necesarias”. Torró exigió responsabilidades “ante esta falta de información”. Además, apuntó que antes de que reaccionara la sanidad valenciana, lo hizo la británica comunicando el brote y alertando de la posible aparición de casos en los turistas que regresaran. “¿Cómo es posible que la sanidad británica advierta del problema antes que los propios servicios sanitarios valencianos?”, se preguntó.

El alcalde de Calp, César Sánchez (PP) aseguró que se están tomando “todas las medidas para evitar más contagios”. Sánchez expresó su solidaridad y apoyo a los afectados y a sus familiares y aseguró que “no hay motivos para la alarma”. “El foco es aislado, solo ha afectado a un establecimiento, está localizado y controlado, y se trata de un hecho desgraciado que se ha atajado con todas las garantías sanitarias para que no vuelva a ocurrir”, comentó el alcalde.

El Diamante Beach recibió el jueves por la noche la notificación para proceder a su cierre, aunque no fue hasta ayer por la mañana cuando los huéspedes del establecimiento fueron desalojando el hotel para trasladarse a otro hotel de la cadena (Esmeralda) situado a escasos metros.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50