Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal del Metal de Bizkaia inicia el proceso para sustituir a Sáenz de Gorbea

La renovación en la organización más potente de la patronal vizcaína comienza el próximo lunes.

La renovación de la ejecutiva y de la presidencia de la organización más potente de las que integran la patronal vizcaína Cebek, la de las empresas del Metal, se renovará totalmente a partir del próximo lunes. Tras dos mandatos consecutivos —el tope permitido por sus estatutos— de Ignacio Sáenz de Gorbea al frente, el lunes y el martes próximos las mil empresas que forman la Federación Vizcaína de Empresas del Metal (FVEM) elegirán a los 45 miembros del nuevo Consejo General en un proceso que se desarrolla en cinco zonas de Bizkaia. En cada una de ellas se elegirán nueve representantes: tres de pequeñas empresas —hasta 45 trabajadores—, otros tres de medianas —de 45 a 200 empleados— y a otros tres de grandes firmas —a partir de 200—.

La renovación de la patronal de las empresas del Metal vizcaíno tiene trascendencia más allá de la propia elección del presidente. Esta federación ha hecho bandera de su oposición a Cebek y se enfrentó directamente con la dirección de esta patronal, durante el proceso de renovación de Confebask, al oponerse al perfil de candidato que presentaba, en una primera fase el propio responsable de Cebek, José María Vázquez Eguskiza.

El nuevo presidente tendrá que decidir

si mantiene la

oposición a Cebek

La presión de FVEM, que acabó presentando a su propio candidato, el empresario José Javier Arteche, y de las patronales de Álava y Gipuzkoa, forzaron a Vázquez Eguskiza a desmarcarse del proceso y a buscar un competidor, Miguel Ángel Lujua, quien al final se hizo con el mando de Confebask.

El nuevo presidente de la FVEM que saldrá elegido un par de semanas después de la renovación del nuevo Consejo General, y a propuesta suya, tendrá que decidir si mantiene ese perfil de oposición a la actual línea de Cebek y el papel que desempeña respecto de Confebask.

Además, el nuevo presidente que representará a las más de mil empresas asociadas a la federación vizcaína, de las que 819 son pequeñas, 148 medianas y 32 grandes, deberá resolver el bloqueo del convenio sectorial del Metal. Las empresas asociadas a la federación suman cerca 35.000 trabajadores, y el convenio sectorial de Bizkaia afecta a un total de 50.000 personas.

La negociación de este convenio va a resultar complicada después de que la federación vizcaína remitiera recientemente una carta a las empresas que la integran explicando que desde el pasado 1 de enero, las condiciones vigentes son las del último convenio firmado en mayoría, el que abarcó el peirodo entre 2001 y 2003.

A partir de ahí todos los acuerdos han sido de eficacia limitada, firmados sólo por UGT y Comisiones Obreras. La última reforma laboral de ámbito nacional establece que, al acabar la vigencia de ese tipo de convenios en minoría, sus condiciones no se renuevan automáticamente.