Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 40% de los parados de Cataluña tienen más de 45 años

Cuanto mayores son los desempleados, más complicado es volver al mercado laboral

CC OO presenta el mapa del paro y habla de "generación desaprovechada"

El 40% de los parados catalanes tienen más de 45 años. Es una enorme franja de edad golpeada por la crisis, que, según el sindicato CC OO, convierte a los mayores de 45 años, si no en una "generación perdida", sí en una "generación desaprovechada". "Es la generación con más experiencia y capital humano, y se les expulsa del mercado. Es un enorme talento que se pierde y las posibilidades de retorno son inversamente proporcionales a la edad", ha alertado la secretaria de Socioeconomía del sindicato, Cristina Faciaben, durante la presentación del mapa del paro del año 2011. Otro de los datos preocupantes que revela el estudio es el aumento de parados de larga duración. El 35% de los parados llevan más de un año sin empleo. Estas cifras "son una evidencia", según la portavoz de CC OO, Dolors Llobet, "de que Cataluña requiere otro modelo productivo que valore la experiencia y cualificación de los trabajadores, y que no se base en la reducción de los costes laborales".

La edición de 2011 del mapa del paro (que se basa en datos de la Encuesta de Población Activa y el paro registrado) vuelve a reflejar, como en anteriores ocasiones, que la incidencia del paro es mayor en los hombres (52%) que en las mujeres (48%), aunque entre estas el incremento de casos es más elevado. El mapa también recuerda que el nivel de estudios es determinante, puesto que el 62% de los parados tienen por única formación la educación general o primaria. En el lado opuesto, solo el 8% de los parados son universitarios. Por sectores, el paro siguió golpeando el año pasado a los servicios (el 59% de los desempleados). Le siguen el 17% en la construcción, el 16% en la industria y el 6% la agricultura.

El estudio también refleja que, en paralelo al incremento del desempleo, cae un 12% el número de personas beneficiarias de alguna prestación, fenómeno que se explica porque los parados de larga duración están agotando sus prestaciones. Así, casi 10.000 personas perdieron hasta noviembre la prestación contributiva y 12.800 se quedaron sin subsidio de desempleo. En cambio, aumentan en 9.761 los perceptores de la renta activa de inserción, que otorga el Gobierno central. En este recuento no figuran los beneficiarios de la renta mínima de inserción ni quienes reciben la ayuda de 426 euros cuando se les termina el paro.

Vistas las cifras por comarcas, por primera vez en tres años, en 2011 se redujo el número de parados en cinco comarcas: Anoia, Cerdanya, Garrotxa, Ripollès y Solsonès, pero en términos absolutos son muy pocas personas. Por el contrario, las comarcas que concentran los mayores aumentos de la tasa de paro son las del arco pirenaico y las de Lleida hasta el Montsià, un fenómeno que el estudio atribuye a la caída de la actividad de la construcción en la zona. En conjunto, las zonas de Cataluña que siguen registrando una mayor tasa de paro son Barcelona, Tarragona, Girona y sus áreas de influencia, además de los dos Vallès y el litoral entero. Destacan, con incrementos del paro superiores al 13%, la Anoia y el Baix Penedès.

El estudio concluye que el "escenario es desolador" y reivindica "políticas que se centren en las personas y no en la reducción del déficit público, que faciliten la creación de ocupación a través de la reactivación económica, que requiere inversión, facilidad para acceder al crédito e inversión pública". La secretaria de Socioeconomía también ha exigido la "imprescindible mejora del servicio de intermediación de las oficinas del Servicio de Ocupación", puesto que su nivel de intermediación apenas alcanza el 4% entre las ofertas y demandas de empleo. Faciaben ha pedido más recursos humanos y materiales, y ha recordado que una cuarta parte de los parados ni siquiera pisan las oficinas del SOC.