Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ola de frío deja a 38.000 niños sin clase aunque apenas ha nevado

Puig defiende las medidas adoptadas porque "más vale prevenir que reparar"

Cataluña tendrá temperaturas bajo cero hasta el próximo martes

La Generalitat alerta ahora de que siete comarcas sufren riesgo de incendio

La previsión de una oleada de nieve y frío siberiano en Cataluña ha dejado hoy a 38.300 alumnos sin clase en Cataluña (el 3%). La alerta de ayer ha llevado a cerrar 120 escuelas de las 4.000 que existen, según datos del Departamento de Enseñanza. Continúan suspendido el transporte escolar en las comarcas del Alt Empordà, Baix Empordà, Baix Llobregat, Bages, Gironès, Maresme, Osona, Pla de l'Estany, Selva, Segarra, Vallès Occidental y Vallès Oriental.

El consejero de Interior, Felip Puig, ha defendido hoy de nuevo las medidas extraordinarias de prevención ante la previsión de fuertes nevadas, que finalmente no cayeron con la intensidad anunciada. “Cualquier ciudadano en mi lugar, viendo el mapa de riesgo, hubiese tomado decisiones similares”, ha esgrimido el consejero. “Más vale prevenir que reparar”, ha insistido, señalando que las medidas no se tomaron condicionadas por la nevada de hace dos años. La gestión de Puig ha recibido apoyos del Ayuntamiento de la capital catalana. “Hemos hecho lo que teníamos que hacer. Con la misma previsión lo repetiría”, se ha sumado el primer teniente de alcalde de Barcelona y responsable de Seguridad, Joaquim Forn.

El episodio de nevadas se da por finalizado, pero Cataluña sigue en alerta. Ahora uno de los principales miedos es el fuego. Ante las bajas temperaturas y los fuertes vientos que se prevén que lleguen a partir de esta noche, siete comarcas (Alt Empordà, Cerdanya, Alt Urgell, Pallars Jussà, Baix Camp, Ribera d’Ebre y Baix Ebre) se encuentran en situación de riesgo alto de incendio forestal y una octava (Montsià) está en alerta también, pero con menor intensidad. “Es uno de los inviernos menos lluviosos de los últimos 10, 15 o 20 años”, ha explicado Puig.

Las bajas temperaturas suponen el segundo frente. Cataluña vivirá cuatro días de “un frío que pela”, en palabras del consejero. La mayor parte del territorio estará bajo cero (-1, -2 grados) hasta el martes. Esta madrugada caerán en picado los termómetros y se mantendrán las “bajas temperaturas excepcionales” durante la del domingo. Los altiplanos centrales pueden rozar los 10 grados bajo cero, en la zona del Prepirineo se pueden registrar mínimas de -15 y en alta montaña se prevén 20 grados bajo cero. El lunes la situación empezará a mejorar ligeramente, pero hasta el martes la ola de frío no abandonará Cataluña. Eso supone peligro, sobre todo en las carreteras, por las heladas. Interior ha pedido precaución a la hora de conducir.

Por provincias, el temporal se ha cebado sobre todo en Girona, donde han cerrado 61 escuelas. En el Maresme y el Vallès Oriental, 41 no han abierto las puertas. En Tarragona, han sido 16, frente a las dos de la Cataluña central, una en el Baix Llobregat y cuatro en Barcelona. Además, 15.00 alumnos se han quedado sin el transporte interurbano, aunque algunos (Educación no ha facilitado la cifra) han llegado a la escuela por sus propios medios.

El teléfono de emergencias ha recibido 200 llamadas, el Ayuntamiento de Barcelona ha acogido a 150 personas por el frío y la Cruz Roja ha atendido a 300 en toda Cataluña. Más de 100 municipios han activado sus planes locales de protección.

En Barcelona se ha reducido el nivel de emergencia al de alerta. La ciudad ha amanecido cubierta de las 105 toneladas de sal que el Departamento de Medio Ambiente del Consistorio esparció por la ciudad. Los servicios sociales de Barcelona han atendido la noche anterior a 163 personas en el marco de la Operación Frío y un total de 149 han aceptado el alojamiento ofrecido por los equipos de emergencias sociales. La ciudad de Barcelona dispone de 240 plazas para poder atender a personas sin techo y que aceptan los servicios ofrecidos por el Consistorio. En la ciudad solo permanecieron cerradas cuatro escuelas, aunque se mantendrá suspendido el transporte escolar interurbano, lo que en el caso de Barcelona afecta básicamente a las escuelas de educación especial.

El temporal de nieve ha paralizado totalmente la actividad en los centros de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), en Sant Cugat del Vallès, según ha informado el centro. En los campus del Baix Llobregat, Vilanova i la Geltrú y la Escola de Igualada se puede acceder a los edificios, pero no hay actividad.

En Barcelona, las escuelas y facultades del Campus Sur están registrando una actividad desigual, mientras que solamente en el Campus Norte se registra normalidad. En los campus de Manresa y Terrassa, la emergencia meteorológica ha coincidido con un momento de pausa lectiva, pero todos los edificios están accesibles, una situación que se repite en la Facultad de Náutica de Barcelona.

En la Universidad de Barcelona (UB), el Campus Mundet -ayer cerrado ante la previsión de nevadas- se ha abierto este viernes pero sin actividad académica, ha informado el centro. La Autónoma de Barcelona (UAB), por su parte, ha reanudado todas las actividades docentes, de investigación y administrativas.

La Generalitat ha rebajado el plan especial de emergencias por nevadas (Neucat) de fase de emergencia a alerta y mantiene en prealerta el de protección civil (Procicat) por la ola de frío.

Las carreteras más afectadas son las del litoral gerundense, ya que el hielo ha obligado a cortar la GIV-6744 entre Llagostera y Sant Llorenç, la GIV-6821 entre Sant Llorenç y Sant Grau, la GIV-6612, entre Llagostera y Romanyà, la GI-682 entre Tossa de Mar y Sant Feliu de Guíxols, y la GIP-6821 entre Sant Grau y Salion, además de la barcelonesa BV-1243 en Caldes de Montbui.

En la misma zona también hay nieve y hielo en la calzada en la GI-662 en Santa Cristina d'Aro, en la GI-653 entre Regencós y Begur, en la GIP-6531 entre Begur y Esclanyà, en la GIV-6612 entre Llagostera y Calonge, en la GI-674 entre Aigües Bones y Llagostera, y en la GIV-6612 entre Llagostera y Romanyà de la Selva. Además, es obligatorio circular con cadenas en la C-28 para acceder al puerto de la Bonaigua (Lleida) y en la BV-5114 entre Fogars de Montclús (Vallès Oriental) y el Montseny.

El teléfono de emergencias 112 ha recibido 200 llamadas relacionadas con el episodio de frío y nieve en Cataluña, según ha informado este viernes la Dirección General de Protección Civil. Los Bomberos de la Generalitat han realizado durante la madrugada y la mañana de este viernes tres salidas, ninguna de ellas para atender una incidencia grave.