Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Negocio urbanístico en el Manzanares

La Justicia corta el sueño urbanístico del Atlético

Una sentencia del TSJM impide construir más de cuatro alturas en el eje Mahou-Calderón

Echa por tierra el plan del club y la cervecera de levantar un 'mini Manhattan' en el Manzanares

Contra la sentencia cabe recurso de casación

Trabajos de demolición, en abri de 2011, en la antigua fábrica de Mahou, en el paseo Imperial. Ampliar foto
Trabajos de demolición, en abri de 2011, en la antigua fábrica de Mahou, en el paseo Imperial.

La mudanza del Calderón a La Peineta, panacea que según los dueños del Atlético de Madrid modernizaría a un equipo instalado en una crisis perpetua y le permitiría incrementar sus ingresos en hasta 20 millones de euros anuales, ha provocado esta mañana el último dolor de cabeza a Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado y máximo accionista del club, y al presidente Enrique Cerezo. La sala Primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha echado por tierra el proyecto original de un mini Manhattan al lado del Manzanares con torres de hasta 30 plantas a edificios de no más de cuatro alturas.

La sentencia del TSJM, con fecha 20 de enero, ha anulado "por no ser conforme a derecho" la modificación puntual en el proyecto Madrid-Río centrado en el eje Mahou-Calderón que "permite una edificabilidad general por encima de la prohibición legal de edificar una altura superior a tres plantas más ático, incluida la baja, plantas retranqueadas y semisótanos que sobresalgan más de un metro, de manera que la edificación resultante no exceda de dichas tres plantas más ático en todos y cada uno de los puntos del terreno". Las partes podrán poner un recurso de casación en los próximos 10  días. Paz González, Delegada del Área de Gobierno de Urbanismo y Vivienda del Consistorio, ha confirmado que las administraciones madrileñas "no comparten la decisión del TSJM" y presentarán un recurso. Pero esto no afectará, según ha dicho, a la rehabilitación de la Peineta, clave para el proyecto olímpico de 2020. El Ayuntamiento espera que la decisión del Tribunal Supremo se retrase unos años, pero sin alterar en cualquier caso el curso de la operación urbanística.

Un negocio desinflado

  • El Atlético y la Mahou proyectaban en su plan original torres de 30 pisos.
  • El club ingresaría unos 260 millones de euros por la operación y se dotaría de un estadio más moderno.
  •  El Calderón debería haber dejado de ser el estadio del conjunto rojiblanco en 2010.
  • El Atlético calcula ahora que La Peineta estará lista para la temporada 2014-15.

Antes del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el Atlético y Mahou barajaban unos beneficios de 260 millones por la venta de sus terrenos y su posterior explotación en forma de venta de pisos. Ahora bien, el Atlético debía pagar 160 millones de euros para transformar las gradas y el entorno de La Peineta, y 20 más para la construcción de una pista de atletismo si Madrid obtenía la organización de los Juegos Olímpicos de 2016 (lo mismo sucede ahora). Además, también a medias con Mahou, el club debería pagar el 60% de las obras de soterramiento de la M-30: unos 40 millones cada uno (el coste total es de 140) y la totalidad de la urbanización de la zona (50 millones a pagar entre el club y Mahou a partes iguales).

A mediados de diciembre de 2008 las partes interesadas en el proyecto firmaron el convenio que cerraba el protocolo de intenciones que se había firmado en julio de 2007. Ya entonces los efectos de la crisis eran más que palpables. Con el nuevo trato, el Atlético no vería ni un duro por el suelo. Adiós al beneficio económico. El club tenía que contentarse con recibir un campo nuevo a cambio del viejo. Por entrar en la operación, FCC derribaría el Calderón, soterraría la M-30 a su paso por el viejo estadio y construirá la nueva Peineta. Toda una serie de obras que tendrían un valor aproximado de 270 millones, precio en el que está valorado el suelo del Atlético.

“La limitación de las alturas ya la establecimos hace ya tiempo se refiere a nuevos desarrollos, no a suelo ya consolidado”, ha precisado el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, sobre la sentencia relativa al ámbito Mahou-Calderón. El Gobierno regional aprobó en diciembre de 2009 la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana para poder llevar adelante el derribo de la Mahou y del Calderón, dentro de los planes urbanísticos para la zona, donde la M-30 sigue sin ser soterrada.

Desde el Atlético, aunque recalcan que se puede recurrir la sentencia, insisten en que no les afecta. “Es cosa del Ayuntamiento, la Comunidad y la constructora FCC, no afecta a los aprovechamientos urbanísticos de ese ámbito ni a La Peineta”. “La sentencia aclara que esa declaración de nulidad no supone que no se puedan autorizar edificaciones en el ámbito por encima de ese límite legal de tres plantas más ático, pero precisa que ello deberá hacerse a través de una motivación individual para cada uno de los edificios, justificando en cada caso el carácter singular del edificio en cuestión y con el informe previo y favorable de la Comisión de Urbanismo de Madrid”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información