Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El área metropolitana se queja de los recortes horarios en el metro

FGV dice que solo 31 de los miles de viajeros diarios han presentado quejas

Viajeros del Metro en la estación de Xàtiva
Viajeros del Metro en la estación de Xàtiva

Los viajeros más madrugadores se quedaron ayer sin metro. Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) puso en marcha los nuevos horarios, con los que pretende ahorrar cuatro millones de euros anuales. La compañía pública de transportes suprimió ayer 75 trenes, el 5 % del total, y puso en funcionamiento siete nuevos. Según FGV, la empresa pública pretende adecuar la oferta a la demanda y así reducir su gasto de explotación.

De los 1.498 trenes y tranvías que FGV pone en servicio diariamente, se quitan esos 75. Además se eliminan los trenes con menor demanda. De julio a principios de septiembre, los horarios se ajustan a los típicos de agosto.

Los recortes de frecuencias, concentrados en las primeras y en las últimas horas del día, provocaron las primeras protestas. Unos pocos usuarios —12 por escrito y 19 a través de la web— ya han expresado su contrariedad por la disminución de trenes, aseguró la compañía. La empresa insiste en que los clientes afectados de manera directa a lo largo de un año por la modificación del servicio será de 50.000, es decir, un 0,07% del total de viajeros.

La oposición lamentó los recortes en un servicio público esencial. La diputada de Esquerra Unida (EU) en las Cortes Valencianas Marina Albiol concluyó que la pérdida de frecuencias potenciará más el uso del transporte privado. Albiol se muestra indignada: “Es incomprensible cómo en un momento de crisis como el que atravesamos no se potencia el transporte público, sino todo el contrario”, indicó.

Compromís denuncia la pérdida de frencuencias en Paterna

Albiol criticó que esta decisión “sigue la línea de menguar los servicios públicos” y aseguró que el Gobierno valenciano pretende obtener el ahorro siempre recortando de las necesidades básicas de los ciudadanos.

“En este caso, le ha tocado al transporte público, vital para muchos valencianos y alicantinos para moverse en la ciudad e ir, por ejemplo, a trabajar”, aseveró la responsable de EU. Por ello, pidió a la consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig, que reflexione y que “rectifique cuanto antes”.

La formación política Compromís per Paterna se sumó a la crítica, sobre todo porque la Línea 1, la más antigua de la red, está entre las más afectadas. Esta población del área metropolitana está afectada. Por ello, la formación acusó al alcalde, Lorenzo Agustí, del PP, de “no mover un dedo para evitar que la remodelación “afecte al pueblo”. Juan Manuel Ramón, concejal de Compromís en Paterna, se quejó de que los ciudadanos tengan que hacer frente a la subida del precio de los billetes y al recorte de trenes. “De 20 intervalos al día, cada 15 minutos, ahora se pasa a 12 intervalos, lo que supone una reducción del 40% en las frecuencias de paso”, explicó el concejal de Paterna.

Según Ramón, “las tardes se convierten en la hora crítica, pues entre las 18 y las 20 horas, el metro ya no pasa cada 15 minutos”.