Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez declara el concurso de liquidación de Spanair con más de 3.000 acreedores

El magistrado considera que la petición de concurso necesario del Sepla tenía intención "abusiva"

Mas-Colell y Recorder comparecerán el 10 de febrero en el Parlament

Aviones de Spanair en el aeropuerto de El Prat de Barcelona.
Aviones de Spanair en el aeropuerto de El Prat de Barcelona.

El titular del Juzgado de lo Mercantil número 10 de Barcelona, Juan Manuel de Castro, ha declarado esta mañana el concurso voluntario de acreedores de Spanair, después de que los asesores legales de esta lo presentaran el pasado lunes en la Ciudad de la Justicia de Barcelona. El juez ha decidido dar prioridad a la solicitud de los directivos de la aerolínea ante las instancias de concurso del Sepla y otras tres sociedades a causa de la magnitud del concurso, con más de 3.000 acreedores, y de los intereses de los trabajadores, que cifra en cerca de 2.500. Según el auto, la aerolínea ha pedido la liquidación de la compañía. Los consejeros de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, y de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, comparecerán en el Parlament el próximo 10 de febrero para dar explicaciones por el abrupto cese de operaciones del pasado viernes y las razones que llevaron a la Generalitat a dejar de inyectar fondos en la aerolínea.

El juez ha nombrado al Grupo Gispert Abogados y Economistas como administrador del concurso de acreedores. Este despacho fue fundado por Ignasi de Gispert Jordà, que fue consejero de Justicia durante el primer mandato de Jordi Pujol, y está vinculado familiarmente a la presidenta del Parlament, Núria de Gispert.

El administrador concursal de Spanair es familiar de la presidenta del Parlament, Núria de Gispert

El juez ha decidido declarar el concurso voluntario y no el necesario al considerar que las peticiones registradas por el sindicato de pilotos Sepla tenía "evidentes defectos formales" y fue presentado con una "intención evidente y abusiva" de buscar un "beneficio para privilegiar su crédito frente a los acreedores de su misma clase". Además, considera que el concurso necesario "dificultaría un acuerdo rápido de extinción de contratos", que ya ha sido solicitado, con la "evidente desprotección de los trabajadores de la compañía", que verían "frustradas sus expectativas de una rápida solución y una recolocación exitosa".

El auto señala, además, la complejidad del concurso por los "complejos contratos de utilización de los aviones, establecimientos y oficinas dispersos por el territorio nacional y la multitud de procedimientos judiciales mercantiles y administrativos en marcha", por lo que el juez valora que el administrador concursal nombre auxiliares.