Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las viviendas nuevas a la venta representan el 6,4% del parque total

Catalunya Caixa eleva a 210.000 el stock de vivienda en territorio valenciano

La drástica caída de la creación de nuevos hogares augura años de estancamiento

La digestión de los excesos del ladrillo resulta mucho más pesada de lo previsto. El quinto informe sobre la situación del mercado inmobiliario residencial en España elaborado por Catalunya Caixa detecta un ligero aumento del número de viviendas nuevas que no se venden en la Comunidad Valenciana. Entre septiembre de 2010 y el mismo mes del año siguiente, se habrían incorporado a la oferta de vivienda en la Comunidad Valenciana 20.000 nuevas residencias. Pero apenas se habrían vendido 13.000.

Hasta septiembre de 2011 se habían acumulado cerca de 210.000 viviendas nuevas a la venta en territorio valenciano, un alza del 0,2% respecto al ejercicio anterior.

La inmensa mayoría de las nuevas viviendas a la venta se habrían acumulado en la provincia de Castellón, según los datos de Catalunya Caixa. En la provincia de Valencia apenas se habría movido el stock de vivienda a lo largo del año pasado. Solo se habría reducido muy ligeramente el número de nuevas viviendas a la venta en la provincia de Alicante gracias a la demanda extranjera.

El estancamiento del stock de vivienda amenaza con prolongarse en el tiempo, según los expertos de Catalunya Caixa, porque la creación de nuevos hogares ha caído drásticamente y no apunta ninguna recuperación. El consumo de vivienda depende muy mayoritariamente de la creación de nuevos hogares.

La creación de nuevos hogares se estabiliza en torno a 5.600 al año

Josep Oliver, catedrático de Economía Aplicada de la Universitat Autònoma de Barcelona y director del estudio, explicó que los valencianos crearon con altibajos una media de 18.000 nuevos hogares entre 1978 y 1998.

La inmigración y la bonanza económica dispararon esas cifras en el periodo comprendido entre 1999 y 2008, cuando se crearon una media anual de 56.000 hogares en territorio valenciano.

La caída es notable en 2009 pero drástica en 2010 y 2011. Y no se prevén grandes movimientos en el futuro inmediato. La salida de inmigrantes y el envejecimiento de la población apuntan que la creación de hogares se estabilizará en torno a los 5.600 al año, al menos hasta 2015. “De forma que en la Comunidad Valenciana el stock de vivienda nueva pendiente de venta destinada a uso principal no parece que pueda reducirse significativamente en los próximos años”, concluye el informe.

Dadas las circunstancias, Catalunya Caixa sugiere estimular el mercado de alquiler para intentar dinamizar siquiera ligeramente el sector inmobiliario residencial. Oliver apuntó: “España tiene el peso más elevado de jóvenes viviendo con sus padres entre los países de la Unión Europea y el peso más bajo de familias viviendo en alquiler. Si sumamos las dos cosas, quizá el fomento del alquiler podría incentivar la salida de jóvenes de los hogares de sus padres y aumentar el número de hogares”.

Más información