Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El EBB separará por primera vez elegir ‘lehendakari’ y parlamentarios

El inusual proceso comenzará una vez se renueven las ejecutivas territoriales

Iñigo Urkullu habla con Iñaki Gerenabarrena en la presentación de la candidatura municipal del PNV en Vitoria el pasado febrero.
Iñigo Urkullu habla con Iñaki Gerenabarrena en la presentación de la candidatura municipal del PNV en Vitoria el pasado febrero.

El renovado EBB del PNV adoptará próximamente una inusual decisión para que le posibilite desmarcar en el tiempo el proceso de elección de candidato a lehendakari de la posterior designación de las listas de parlamentarios en cada uno de los tres territorios ante las futuras autonómicas, previstas para la primavera de 2013 si Patxi López mantiene su actual voluntad de agotar la legislatura.

 Hasta ahora, los nacionalistas habían solventado en un mismo proceso la proclamación de su candidato a lehendakari con la del grupo de 90 personas que completarán en total las planchas a la Cámara vasca en Álava, Bizkaia y Gipuzkoa, donde quedan englobados los 25 nombres de cada lista y sus correspondientes suplentes. De hecho, el 20 de diciembre de 2008, a tres meses de las elecciones autonómicas que se celebrarían en marzo del siguiente año, la asamblea nacional del PNV reeligió a Juan José Ibarretxe como candidato a lehendakari y al grupo de posibles parlamentarios, durante un acto celebrado en el Buesa Arena de Vitoria.

El sustituto de Ibarretxe se podría conocer entre mayo y junio

En esta ocasión, todo es distinto. Tras la expresiva renuncia en el Parlamento vasco de Ibarretxe a seguir en la vida política, el PNV está obligado a buscar su sustituto, pero entiende que su proceso de elección no debe coincidir con el de los posibles parlamentarios ya que todavía restaría casi un año para que concluya la actual legislatura. Como admite un miembro del EBB, “no es de recibo que se ponga en marcha el proceso para proponer nombres de posibles futuros parlamentarios cuando todavía queda margen de trabajo para los que están ahora mismo”.

Así las cosas, desde el EBB existe una clara voluntad de separar ambos procesos e, incluso, no dilatar más el correspondiente a la elección de lehendakari. Precisamente la ausencia de esta figura ha abonado en más de una ocasión las críticas del PSE-EE para relativizar la exigencia del PNV de adelantar las autonómicas. Más de un portavoz socialista ha venido a decir que “a quien menos le interesa en estos momentos que haya elecciones en Euskadi es al PNV porque no tiene candidato a lehendakari y encima la izquierda abertzale está en alza”.

Según el calendario que se maneja en Sabin Etxea, a partir de la resolución de las elecciones internas en los órganos territoriales, el EBB acometería este proceso. De entrada, se dirigiría a la Comisión Nacional de Garantías y Control para establecer el punto de partida de esta designación tan esperada.

Las territoriales

iniciarán en breve su proceso de elecciones

Según fuentes propias del PNV, este significativo proceso dispondrá de unas características muy similares a las que se viven en las elecciones internas y su duración podría situarse en un período máximo de mes y medio. En cuanto a su inicio, todo dependerá del calendario que se consuma con ocasión de las elecciones en cada una de las territoriales del partido. En principio, el arranque de este proceso, que centra su máximo interés en las pugnas que se registrarán en Álava y Gipuzkoa, no debería demorarse más de quince días, según las primeras estimaciones del propio EBB.

Con todo, hasta ahora no se dispone de una fecha exacta sobre el calendario de cada una de las territoriales, posiblemente porque cada una de ellas tiene una situación específica que impide esta uniformidad. Eso sí, su desarrollo, lógicamente, es idéntico y en todos los casos dispondrá de un período máximo, consignado en los estatutos jeltzales, de 45 días.

Fuentes de cada una de las dos territoriales que acaparan el máximo interés informativo —Álava y Gipuzkoa— aseguraron que no disponían de la fecha de arranque de este proceso interno donde la elección del presidente de la territorial va unido a la del resto de quince miembros de la dirección y de todos los cargos que proyectan una representación nacional tanto en la asamblea como en otros órganos internos.