Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente olvida Benidorm al repasar las marcas turísticas valencianas

El jefe del Consell defiende en Fitur que mejorará el contrato de la fórmula 1

Alberto Fabra, ayer, en Fitur.
Alberto Fabra, ayer, en Fitur.

La puesta de largo del presidente del Consell, Alberto Fabra, en la feria de turismo de Madrid (Fitur) será recordada, entre otras cosas, por una omisión. Fabra, en su primera alocución pública en la feria de Madrid, olvidó mencionar a Benidorm al repasar las marcas turísticas valencianas. Sí mencionó Costa Blanca, Valencia Terra i Mar y Costa Azahar al repasar el trabajo hecho y el esfuerzo para atraer visitantes. La omisión fue recibida con una mezcla de sorpresa y disgusto ente los políticos y empresarios de la capital valenciana del turismo, que esgrimieron precisamente su fuerza para lamentar lo que consideraron mayoritariamente un lapsus. “Si la cabeza la tiene igual para todo, apañados vamos”, apostilló el presidente de los hosteleros de Benidorm y Costa Blanca (Hosbec), Antoni Mayor.

Benidorm es muy sensible en los temas de turismo. Consciente de su capitalidad turística (en verano el 75% de las pernoctaciones de extranjeros van a Benidorm y su entorno y en general la cifra ronda el 50%), sus dirigentes son muy reivindicativos ante los responsables autonómicos. Por ello, la omisión de Fabra llueve sobre mojado. El alcalde de Benidorm, Agustín Navarro, lamentó lo que consideró un “lapsus” y añadió que la omisión le parece “normal dado que [el presidente] no ha pasado nunca por la ciudad”.

Al alcalde, Agustín Navarro, le parece “normal dado que [el presidente]

no ha pasado nunca por la ciudad”

En la misma línea se pronunció Yolanda Pickett, gerente de la Fundación Turismo de Benidorm. Pickett mostró su “sorpresa” ante la noticia, que consideró un desliz. “Benidorm es para mí el motor de la Comunidad Valenciana”, subrayó. Tampoco faltó alguna crítica en el mundo empresarial referida al conocimiento del presidente del Consell en materia turística.

El presidente visitó ayer Fitur con un mensaje de unidad en tiempos de división en el PP valenciano. Fabra habló de sumar esfuerzos “para dar una imagen potente, atractiva e ilusionante”. Y lo hizo ante un auditorio más reducido que en años anteriores en el que no se encontraba la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. Barberá, igual que el presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, se siente arrinconada en esta nueva etapa del PP tras la marcha de Francisco Camps.

El presidente también habló de los grandes eventos, a los que reconoció su papel pero que quiere abaratar. “Han contribuido también al esfuerzo”, aseguró el presidente, quien asumió críticas. “No nos tenemos que arrepentir de nada. Lo que hemos hecho ha servido, pero hoy tenemos que adaptarnos a las circunstancias”, argumentó. Fabra defendió la necesidad de lograr “otras condiciones” para la fórmula 1. Insistió en la necesidad de buscar un “equilibrio” que pasa por bajar el coste.

Y sobre el aeropuerto de Castellón, manifestó estar “muy orgulloso” de que la provincia tenga por fin esta infraestructura. “Queremos que se ponga en marcha con el menor coste posible”, apostilló mientras entre el público Carlos Fabra daba cabezadas de aprobación.

Tras la rueda de prensa, el presidente y los alcaldes y diputados presentes recorrieron los expositores de la Comunidad Valenciana. El pabellón 5 dejó ver en ese rato su mejor cara en un año especialmente austero y apagado, por la menor afluencia y los recortes presupuestarios.

Por Fitur también pasó, a primera hora de la mañana, el secretario general de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, acompañado de una representación del PSPV-PSOE. Alarte denunció que el Consell haya reducido un 26% el presupuesto de Turismo a pesar de ser el sector que mejor ha resistido la crisis. Reclamó la modernización de la presencia valenciana en Fitur. Alarte defendió el esfuerzo del sector por presentar una oferta “digna” y lamentó que el turismo pague también los platos rotos de la mala gestión del Consell. “Han decidido que la quiebra fruto del despilfarro la pague también el sector turístico”, denunció.

 

Más información