Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Piden 19 años de cárcel para los acusados de matar a un escenógrafo en Tarragona

El cuerpo sin vida de Sans fue encontrado en un armario de su casa en Tarragona

El escenógrafo tarraconense Amadeu Sans, de 60 años, fue encontrado muerto con signos de violencia dentro de un armario de su domicilio el 25 de septiembre del 2009. Su hermana y la policía hallaron el cadáver de madrugada tras la llamada de un vecino alertado del fuerte hedor que salía de la vivienda, ubicada en el número 10 de la avenida Prat de la Riba, en Tarragona. El cuerpo de Sans presentaba magulladuras y en la casa faltaban algunos objetos de valor, como un ordenador portátil o un reproductor de música. Los forenses calculan que el escenógrafo había muerto 6 días antes en uno de los dormitorios de su piso a manos de una pareja. El juicio por el presunto crimen se iniciará el viernes en la Audiencia de Tarragona y la Fiscalía pide 19 años de cárcel para los dos acusados de perpetrar la muerte. En concreto, solicita 14 años de prisión y otros cinco por detención ilegal para Carlos Sosa, de 35 años, y Eloísa Jiménez, de 32. Ambos mantenían una relación sentimental en el momento del crimen y tenían problemas con las drogas y el alcohol.

El relato de la Fiscalía se remonta a la noche del 19 de septiembre del 2009. Presuntamente, Jiménez y Sosa acudieron al domicilio del creador teatral y mantuvieron con él una agria pelea. Sans gozó de cierta popularidad en la escena madrileña de los ochenta pero en los últimos tiempos, como los dos acusados, había caído en desgracia por constantes escarceos con el alcohol y las drogas. Tras iniciar la discusión, según la Fiscalía, la pareja empezó a propinar al escenógrafo puñetazos, patadas y golpes con todo tipo de objetos. Algunos vecinos, alarmados por el estruendo, incluso llamaron a la policía. Los agentes llegaron a personarse en el domicilio pero se marcharon porque nadie les abrió la puerta y no escucharon ningún ruido extraño. Mientras tanto, los dos acusados habían atado a Sans en una cama de pies y manos. También lo amordazaron, para impedir que pidiera auxilio mientras presuntamente continuaban agrediéndole.

Aquella noche la pareja durmió en la casa y a la mañana siguiente constataron que el creador había muerto por las heridas. Para no ser descubiertos, limpiaron el piso, envolvieron el cadáver entre ropa de cama y lo escondieron en un armario. Lejos de escapar, un día después la pareja volvió a pernoctar en la casa. Después, suplantaron la identidad de Sans en una nota. Escribieron que el escenógrafo se había marchado de casa y tras dejarla en un lugar visible, salieron a escondidas del piso.

Los dos acusados declararán su versión de los hechos el lunes. Además, Sosa, que era consumidor habitual de cocaína y mantenía una relación intensa con el escenógrafo, ya ha pasado 4 años en la cárcel por apuñalar a la pareja de su ex novia. La policía detuvo a un tercer implicado por encubrir el crimen, pero no podrá ser juzgado porque murió hace unos meses. La Fiscalía también solicita el pago de 35.000 euros para cada uno de los dos hermanos del fallecido.