Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los celadores del hospital Infanta Leonor, a la calle este mes

Los trabajadores se concentraron ayer y hoy están de huelga

Protesta de los celadores del hospital Infanta Leonor frente al centro, ayer. Ampliar foto
Protesta de los celadores del hospital Infanta Leonor frente al centro, ayer.

La empresa Seguriber despide a sus trabajadores por no ceder a sus chantajes”, decía una de las pancartas que los celadores del hospital Infanta Leonor, de gestión mixta público privada, agitaron ayer durante una concentración frente al centro. Protestaban porque toda la plantilla, formada por 64 trabajadores, se va a la calle a final de este mes. El colectivo está de huelga hoy, el 19 y el 26 de enero, y piensa seguir concentrándose todos los jueves hasta final de mes. La empresa que contrata a los celadores, Seguriber, ha planteado un expediente de regulación de empleo que afecta a todos los trabajadores.

El 31 de enero acaba el actual contrato de Seguriber con la concesionaria del Infanta Leonor, Hospital de Vallecas, SA (una UTE constituida por varias constructoras, entre otras compañías). Y la empresa de los celadores ha decidido no renovarlo porque no está ganando suficiente dinero. Seguriber pidió a la concesionaria un aumento de la cantidad que le paga por el servicio, pero esta se negó. “Ellos también están en una situación delicada porque dependen de los pagos de la Consejería de Sanidad y nos dijeron que la tendencia es la contraria: rebajar gastos”, asegura una fuente de la empresa.

Seguriber negoció también para que sus trabajadores renunciaran al convenio actual, el de clínicas privadas, y aceptaran uno propio que suponía, según explica Marga Endériz, de CC OO, rebajarse un 10% el sueldo y aumentar otro 10% la jornada laboral. Los trabajadores, que cobran unos 900 euros al mes, se negaron a aceptarlo. “No podemos renovar el contrato con la concesionaria porque no nos daría más que pérdidas”, afirma la citada fuente.

Endériz recuerda que, aunque semiprivatizado, se trata de un hospital público: “La Comunidad de Madrid ha contratado a una concesionaria que luego no gestiona el servicio, sino que lo subcontrata”, señala. “La privatización tiene esta consecuencia: hay más intermediarios y todos quieren ganar; no son ONG”. Sanidad ha fijado los servicios mínimos de las huelgas (mañana: 17 de los 23 celadores; tarde, 12 de los 14; noche, los cinco que cubren el turno habitualmente), pero asegura a través de un portavoz que “no interviene en este asunto” y que “no tiene nada que ver con recortes ni retrasos de pagos”. Hospital de Vallecas, SA, declinó comentar el asunto. “Hemos hecho lo posible por evitar el conflicto”, señaló un portavoz. “Hemos intentado negociar con la Consejería y con la concesionaria para que los celadores no se queden en la calle, pero se lavan las manos”, se lamenta Endériz.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram