Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat negocia la fusión de las televisiones locales con la ACN

La futura plataforma de contenidos alimentará a los medios municipales

Redacción de una cadena de televisión local de la XAL.
Redacción de una cadena de televisión local de la XAL.

La Agencia Catalana de Noticias (ACN), dependiente de la Generalitat, está estudiando su fusión con la Xarxa Audiovisual Local (XAL), de la que forman parte 44 televisiones municipales de Barcelona y que ahora gestiona la Diputación. El objetivo es crear una potente agencia de noticias y programas para medios de comunicación básicamente locales. Las negociaciones se encuentran en su fase inicial, pero el objetivo es culminar la integración durante 2012.

Se trata de una consecuencia más de la crisis económica, que está obligando a replantear el modelo de medios de comunicación públicos, que en Cataluña tiene dos patas: la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (los canales de televisión y radio autonómicos, con TV-3 y Catalunya Ràdio a la cabeza, asi la ACN) y los vinculados a la Diputación (la emisiora COM Ràdio, la Red de Televisiones Locales, el diario digital Lamalla.cat y la agencia de noticias XN)

La Diputación de Barcelona destina este año 17 millones de euros a este conglomerado de medios, cuestionado de manera frecuente por sus índices de audiencia y que nacieron en 1995 como contrapoder a los medios públicos de la Generalitat cuando gobernaba Jordi Pujol. Ahora las finanzas públicas no están para florituras y menos para que los medios públicos compitan entre sí, dicen los responsables que están negociando la fusión. “Existen dos estructuras parecidas [la de la ACN y la de la XAL] haciendo la misma función”, apunta Josep Martí Blanch, secretario de Medios de la Generalitat y presidente de la ACN. Es una “anomalía”, añade, que ahora se quiere corregir.

El proceso presenta varios escollos, pero podría culminar a finales de este año

La fusión culminaría con una plataforma de contenidos para los medios locales. Ambas partes coinciden en que el proyecto puede resultar un balón de oxígeno para las televisiones municipales, últimamente en la cuerda floja por la crisis financiera de los Ayuntamientos. La mayoría de estos canales han visto reducido significativamente su presupuesto y algunos han cerrado, como los de L’Hospitalet y Gavà. “En situaciones como la actual, el modelo de la XAL tiene más sentido que nunca”, defiende Marc Melillas, director general de la XAL

La fusión no será fácil, empezando por las trabas jurídicas, pues cada medio implicado pertenece a una Administración distinta. Otro escollo que salvar es cómo encajar las funciones y la plantilla actuales de cada medio. Joan Maria Clavaguera, director de la ACN, reconoce que “es posible y probable que haya ajustes en la plantilla”. Esta agencia tiene un presupuesto anual de cuatro millones de euros y 77 empleados. En el caso de la XAL son nueve millones, 40 trabajadores y medio centenar más proveniente de productoras. COM Ràdio, que funciona como un medio de comunicación independiente, quedaría fuera de la fusión, pero no de la necesidad de replantearse su futuro.