‘Flors i viatges’: la guerra sí tiene rostro de mujer

La instalación escénica del dúo Cabosanroque parte de la obra de Mercè Rodoreda, mezclada con palabras de la periodista bielorrusa Svetlana Aleksiévich, para sumergirnos en un espacio a medio camino entre un bosque y un jardín

Imagen de la instalación inmersiva de 'Flors i viatges'.
Imagen de la instalación inmersiva de 'Flors i viatges'.JOSÉ HEVIA

El dúo de artistas sonoros Cabosanroque ha estrenado su última instalación escénica en el festival Temporada Alta de Girona. Con Flors i viatges (Flores y viajes) cierran la trilogía dedicada a grandes autores de la literatura catalana que iniciaron con Joan Brossa (No em va fer Joan Brossa) y continuaron con Jacint Verdaguer (Dimonis). En esta ocasión, parten de Mercè Rodoreda y su Viatges i flors, recopilación de relatos breves y penúltima obra de la escritora publicada en vida, que mezclan con palabras de la periodista bielorrusa Svetlana Aleksiévich. Si en la instalación sobre Brossa los espectadores contemplábamos un paisaje a vista de pájaro y en la dedicada a Verdaguer nos adentrábamos en un piso donde se practicaban exorcismos, en esta ocasión nos sumergimos en un espacio a medio camino entre un bosque y un jardín.

Todo tiene rostro de mujer en esta instalación de “teatro expandido”, tal como a esta pareja artística y sentimental le gusta definir sus obras. La actriz Mónica López pone voz a las palabras extraídas de dos libros de Aleksiévich, la bailarina Rocío Molina da movimiento a la pieza, la cantante Núria Graham canta a extraños frutos colgantes y la poeta Núria Martínez-Vernis suma voz y mirada desde una pantalla en alta definición. Un grupo de refugiadas ucranianas de la provincia de Girona ejerce de coro contemporáneo, recitando textos de Rodoreda en su lengua materna. Sus miradas atraviesan las pantallas y nos llegan directas al cerebro y al corazón. En las guerras mueren niños, mujeres y animales: los caballos también aparecen en una instalación más compacta que Dimonis (en cuanto a dimensiones), e incluso más potente a nivel dramatúrgico.

Los artefactos creados por Cabosanroque parten de la mecánica para crear espacios sonoros muy sugerentes: un bosque de tubos (obra del ceramista Toni Cumella) se convierte en un expresivo órgano, y las piedras o el agua también pueden interpretar música. Impresiona la fuerza poética de las palabras (y la toponimia) de Rodoreda, escuchadas tanto en catalán como en ucraniano. Y no quiero desvelar una de las imágenes escénicas más potentes que he visto en mucho tiempo, donde la inmersión de los espectadores es total. Flors i viatges es una coproducción del Temporada Alta con el TNC, el festival Grec, el CCCB y las Naves del Español del Matadero. No se la pierdan. El teatro también es esto: una instalación inmersiva que no precisa de gafas 3D.

‘Flors i viatges’. Texto: Mercè Rodoreda y Svetlana Aleksiévich. Dirección: Cabosanroque. Teatre Municipal. Girona. Hasta el 20 de noviembre.

Puedes seguir a BABELIA en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Oriol Puig Taulé

Oriol Puig Taulé (Sabadell, 1980) es crítico y cronista de artes escénicas. Es licenciado en Historia del Arte y tiene un Máster en Estudios Teatrales por la Universidad Autónoma de Barcelona. Coordina la sección de teatro y danza del digital cultural 'Núvol', y lo encontraréis en los escenarios más insospechados

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS