_
_
_
_
_

Gran belleza a ritmo relámpago

Vachier-Lagrave saca el máximo jugo de sus piezas entregando varias, lo que produce un tipo de posición muy infrecuente, que remata con maestría

Tiene mucha lógica que Maxime Vachier-Lagrave (Francia, 1990) sea uno de los jugadores frecuentes en El Rincón de los Inmortales porque es uno de los miembros de la élite más comprometidos con el riesgo, la creatividad y el inconformismo, además de ser uno de los mejor preparados en la teoría de las aperturas.

En este caso, la partida es además de interés excepcional, más allá de su gran belleza. Porque el francés sacrifica piezas a cambio de muchos peones, hasta seis, para demostrar después que su infantería central es devastadora. Y todavía hay un importante factor añadido: como en el vídeo anterior de esta colección, es asombroso que se pueda jugar tan bien y tan rápido a la vez. ¿Cuántos patrones con esquemas de piezas tiene Vachier-Lagrave en su memoria de trabajo para manejarlos con tal soltura?

Sobre la firma

Leontxo García
Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_