Vachier-Lagrave ve muy lejos

El gran maestro francés, un virtuoso en la preparación profunda y las posiciones complejas, ataca con precisión y remata con gran brillantez

Maxime Vachier-Lagrave cumplirá 31 años este jueves y lleva doce en la élite. Casi nadie, fuera de Francia, le ve como campeón del mundo porque carece del toque de genialidad que tienen Magnus Carlsen y Viswanathan Anand, por ejemplo. Pero muy pocos dudarían al incluirlo entre los potenciales participantes en los próximos Torneos de Candidatos. Y todas las estrellas del ajedrez le temen porque perder ante él periódicamente es normal: su exquisita preparación de las aperturas y la brújula especial que le permite encontrar el norte en las posiciones más complejas son serias amenazas para cualquiera.

La partida de este vídeo ilustra esas dos grandes virtudes con gran brillantez, y además nos recuerda algo que tendemos a olvidar por la creciente influencia de las computadoras en el ajedrez: las evaluaciones que hacen las máquinas de una posición se basan en el juego poco menos que perfecto de ambos bandos. Pero los humanos somos imperfectos, y por tanto muy vulnerables ante la creatividad de virtuosos como Vachier-Lagrave.

Suscríbete al boletín semanal ‘Maravillosa jugada’, de Leontxo García

Sobre la firma

Leontxo García

Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS